07:50 Suena el despertador por primera vez… abro un ojo, lo apago y cierro el ojo. Diez minutos después irrumpe de nuevo, hago lo mismo…  y cada diez minutos ¡otra vez!

08:20 Pongo un pie en el suelo, Eva y Audrey… mis dos cocker inglesas traídas desde Buenos Aires, de meses, me besan y siguen durmiendo. Qué envidia. Corro a la cocina y preparo mi café con leche… voy al baño, me ducho.

09:20 Llego al centro… compro un capuchino y sigo al teatro. Subo al tercer piso del Municipal…  en mi camarín tomo el café y me cambio de ropa para mi entrenamiento diario. Luego entro al estudio y precaliento… a veces todavía medio dormido.

10:00 Comienza la clase por una hora y cuarto… Cambio mi modo de preparación, dejo atrás el éxito de Spaceman, un solo moderno que bailé en la gala pasada y procuro ponerme en plan muy clásico para afrontar lo que viene: La bella durmiente. Mi cuerpo siente el esfuerzo, me duelen músculos que no ejercitaba hace un tiempo. Por suerte el entrenamiento es tan fuerte que enseguida la memoria muscular me ayuda a seguir. De un personaje futurista moderno, al príncipe más clásico…

11:30 A ensayar y tomar ensayos… a otros todo el día hasta las seis de la tarde Sólo hay una pausa de 45 minutos. Como algo liviano para seguir…

18:00 Termina el día en el teatro… me ducho, salgo, ojalá sin tener nada que hacer después. En el auto enciendo la radio y escucho la actualidad… Espero que todavía el tráfico no esté fatal.

19:00 Llego a casa… abro la puerta y antes de dejar mi bolso, Eva corre para abrazarme y Audrey llega un segundo más tarde. Eva insiste en sacar a Audrey de mi lado; las saludo por unos minutos y reviso a ver si todo está bien en casa, con ellas nunca se sabe.Trato de relajarme un poco… reviso mi correo, hablo con mi familia, y con mi representante en Argentina, respondo a mis fans en Facebook y tuiteo.

19:30 Ahora sí, relax… De ahí en adelante, me lo guardo para mí.

Envíe su opinión sobre este artículo a actualidadcaras@televisa.cl