A lo largo del último año, Santiago ha recibido la visita de renombrados artistas influyentes del arte contemporáneo a nivel mundial. Primero fue el turno del español Joan Fontcuberta en la galería de arte del Centro de Extensión de la Universidad Católica, con “Metabolismos de la imagen” y luego la exposición “Almas” del francés Christian Boltanski en el Museo Nacional de Bellas Artes el 2014.

Recordemos que Boltanski no sólo ocupó gran parte de la primera planta del museo –entre las salas y el hall central donde encontrábamos una de sus reconocidas instalaciones de ropa usada apilada–, sino que también consideró un site-specific en pleno desierto de Atacama, dejando en Chile su tercer Monumento a la Humanidad.

Este año nos tocó ser testigos del revuelo que causó en las redes sociales la exposición “Obsesión infinita” de la japonesa Yayoi Kusama, que obtuvo más de 135 mil visitas en el Centro de las Artes de CorpArtes y fue una de las más fotografiadas por los asistentes.

Wp-sesmic-lachapelle-450

Frente a este escenario y sólo a una semana de inaugurar la retrospectiva de David LaChapelle en el Museo de Arte Contemporáneo del Parque Forestal este 29 de julio, son grandes las expectativas en torno a este evento que reunirá el trabajo más importante del artista de los últimos treinta años. De esta manera, se transforma además en la primera exposición financiada por la Fundación AMA, institución sin fines de lucro que se dedica a promover el desarrollo y difusión del arte contemporáneo en Chile.

Por primera vez en nuestro país y luego de una exitosa presentación en Lima, se exhibirán más de 90 obras de LaChapelle que contemplan tanto fotografías como piezas de video, oscilando entre su trabajo comercial y el desarrollo de su investigación más conceptual.

Desde retratos provocativos de importantes celebridades hasta escenarios conformados por múltiples elementos puestos en ficción dentro de la fotografía, ambas facetas del artista convergen en la inserción de simbolismos provenientes de la historia del arte, sobretodo religioso. El objetivo está en reivindicar la libertad de género y del sexo como aquello burdo, en una imagen totalmente irónica y extravagante que toma y trastoca los recursos del pop art y del surrealismo para abordar los temas relacionados a la adoración, la figura del ídolo y los cánones de belleza y el éxito en una sociedad de consumo exacerbada.

Wp-courtney-love-lachapelle-450

La muestra permanecerá abierta hasta el 27 de septiembre en el MAC. Una oportunidad que anteriormente nos parecería inimaginable, y que sólo refleja la creciente evolución a nivel cultural que ha desarrollado el país, gracias a fructíferas gestiones, como en este caso.

Comentarios

comentarios