Durante cuatro días el Parque Bicentenario de Vitacura se transformará en un universo dedicado al arte. Una instancia de aproximación, encuentro y conocimiento, en donde cien artistas visuales chilenos —elegidos por un comité de expertos— se reunirán para exhibir y vender sus obras.

“El propósito inicial de la Feria FAXXI es conectar directamente al público general con el artista y crear una plataforma en la que éste pueda dar a conocer su obra. Hemos contribuido a generar una instancia cercana en la cual el público se siente acogido en un circuito que normalmente le es ajeno”, explica su directora, Isabel Parot, quien ya ha organizado seis versiones previas. Este año, desde el 6 al 9 de abril, artistas y visitantes volverán a tener la oportunidad de vivir este nexo.

“La realidad es que cada año egresan alrededor de 450 artistas a nivel nacional y más del 50% no logra insertarse en el medio. Aún cuando se puede, es difícil sostenerse del trabajo creativo, porque los espacios están saturados. FAXXI es, entre otras cosas, una oportunidad de visibilidad para el profesional que busca una plataforma distinta, para el que no ha sido visto, reconocido o representado”, agrega Parot, quien se inspiró en la escena artística argentina y brasileña para crear esta iniciativa que el año pasado contó con 10 mil visitantes.

En su sexta edición, FAXXI apuesta por renovar su propuesta, incluyendo charlas, talleres y bandas de música. Al mismo tiempo, busca incluir talentos de cada rincón de nuestro país, por lo que firmó alianzas con organizaciones como el colectivo SE VENDE y Balmaceda Arte Joven, que cooperaron en la creación del concurso FAXXI-SACO, dirigido a artistas del norte. David Corvalán fue el ganador de esta instancia, que le permitirá participar gratuitamente de la feria y exponer sus obras que se enmarcan en torno a un contexto territorial. Es que luego de vivir por años en Calama, David se centra en la minería, el residuo y la explotación de lo material.

Carolina-Muñoz-1

“Hoy creemos que es importante también sumarse a las diversas instancias culturales de nuestro país, en las que todo proyecto aporta al desarrollo creativo”, explica Parot.

Cada artista que participa en FAXXI lleva a cabo durante los meses previos una investigación visual que da como resultado la muestra que expondrá en la feria, aportando desde su materialidad, discurso o técnica a la heterogeneidad que propone este evento. Todos ellos son seleccionados por un comité integrado por destacados especialistas, como Francisco Brugnoli —director del Museo Arte Contemporáneo—, Claudia Campaña —Doctora en Teoría e Historia del Arte Contemporáneo—, Voluspa Jarpa —artista visual— y Sergio Parra —director de Galería Metales Pesados Visual—. Grupo formidable que invitó a artistas emergentes como Aune Ainson, quien desarrolla su trabajo en torno al cuerpo de una forma andrógena y transversal, y a otros ya consolidados, como Alejandro “Mono” González, escenógrafo chileno reconocido por sus murales con temática social. Un variado panorama artístico que incluye nombres como José Juan Powditch y su arte ligado al lenguaje de la costura, Camila Lobos, Fernanda Fábrega y el colectivo Análogo.

Tras 6 versiones podemos hablar de consolidación. Esto por la cantidad de postulaciones recibidas, el apoyo de destacados artistas, la convocatoria del público y la ampliación de nuestra red colaborativa. Un porcentaje considerable de quienes han participado han podido proyectar su carrera mediante el contacto con curadores, galerías, museos y coleccionistas, para la realización de exhibiciones, la internacionalización de sus obras o formar parte de proyectos de mayor envergadura”, dice Parot.

IMG_3621

El encuentro también celebrará la primera versión del premio FAXXI-CARAS que coronará a los tres mejores artistas de la jornada. El jurado, compuesto por Isabel Parot junto a la pintora y artista visual Bruna Truffa y al editor de cultura de la revista, Franco Fasola, se basará en la calidad de las obras para elegir a los ganadores.

“Nos centraremos en el trabajo investigativo y desarrollo artístico de los concursantes para decidir”, agrega la experta. Además, la feria contará con un espacio para homenajear a algunos de los premios nacionales de artes plásticas más reconocidos del país. Las obras de José Balmes, Gracia Barrios, Roser Bru y Guillermo Núñez convivirán con el trabajo de artistas emergentes, dando cuenta del aporte e influencia que ellos han generado en las nuevas generaciones. Instancia que será la antesala de la exposición Cuatro Premios Nacionales, que se presentará en el Museo de Bellas Artes desde el 12 de abril al 15 de julio, la que contará con un recorrido por la vida y obra de estos grandes.

La exposición se centra en los años ’60 que, según sus organizadores, fue el inicio del arte contemporáneo en Chile, creando una ruptura con el estilo anterior.

“Se empiezan a dar nuevos formatos y se genera una conciencia política, sumado a técnicas pictóricas novedosas. Gracias a estos cuatro artistas, Chile se puso a la par de las últimas tendencias mundiales”, explica Marcelo Aravena, director de Galería Vala y representante de los premios nacionales.

Dentro de ellos, destaca el compromiso social y político de José Balmes, quien siempre estuvo atento a la urgencia social de su tiempo. Si bien falleció el año pasado, el catalán radicado en Chile alcanzó a enterarse de la exposición y compartió su felicidad de volver al Bellas Artes. Gracia Barrios, por su parte, exhibirá obras que ella misma define como realismo informal. Pinturas en óleo y acrílica que abordan temáticas como la guerra, la indigencia y el exilio son parte de su currículum artístico. En tanto, la mítica Roser Bru vuelve a los museos y con nada menos que 94 años. Adscrita al movimiento de la neofiguración o arte figurativo, la pintora y grabadora nacida en Barcelona destaca por la solidez de sus creaciones y continuas apelaciones a la condición de la mujer.

Madre-y-niño-1971,-Gracia-Barrios

Guillermo Núñez, por ultimo, es nuestro antecesor al pop art en Chile, profundamente motivado por la experiencia política que vivió durante su carrera. “La influencia de los premios nacionales en el arte contemporáneo ha sido vital, es completa. Todas las expresiones de hoy tienen como referencia el trabajo de estos maestros. Porque también hay que reconocer que ellos fueron profesores de la Academia de Arte de la Universidad de Chile por más de 20 años, entonces desarrollaron una labor de docencia muy importante y generaron una influencia muy decisiva en los talentos posteriores”, concluye Aravena sobre estos personajes míticos del arte que ya han sido homenajeados por FAXXI y que son el más claro ejemplo de cómo las nuevas generaciones aprenden de las leyendas del arte.

Mientras tanto, los jóvenes talentos emergentes buscan su espacio y FAXXI se alza como la instancia ideal para crecer y crear una conexión única entre público y artista.