Un relato testimonial breve realizado por distintas mujeres de América Latina acerca de los dramas que han vivido por la violencia de género, junto a una fotografía de sus ojos y una firma sin su nombre completo. Cada texto, perteneciente a una convocatoria que durará hasta octubre de 2016, formará parte de “Resurgiendo” (Arising), una instalación multimedia incluida en la muestra Dream Come True (Un sueño hecho realidad) de Yoko Ono (83) que será inaugurada —junto con la visita de la artista— el 23 de junio en el Malba de Buenos Aires.

yoko2

Fueron casi dos años de investigación entre el director artístico del museo, Agustín Pérez Rubio y Gunnar B. Kravan, amigo personal de Ono y director del museo Astrup Fearnley de Oslo. Juntos, consultando a la propia artista y tras ser testigos del reconocimiento histórico del trabajo de Yoko Ono el año pasado en el MoMA de Nueva York, tuvieron la idea de seleccionar una muestra específica acerca de las Instructions Pieces, obras elaboradas por Yoko desde 1955 y que están formadas por mensajes simples y poéticos que invitan a los espectadores a realizar determinadas acciones, muchas de estas incluidas en su mítico libro Pomelo (Grapefruit), publicado en 1964.

yoko3

“Ella no es solo la viuda de John Lennon”, dice Agustín Pérez, co-curador de la muestra, quien considera la performance plástica de Ono como un ejemplo de aquel arte que cruza el plano estético y se transforma en un mensaje que fusiona lo político con lo poético. “Ella, aunque sea más reconocida en la música, ante todo es artista, formó parte de Fluxus y es pionera del feminismo dentro del arte, además de ecologista y pacifista. No es sorprendente que en su obra haga un llamado a poner en evidencia la brutalidad de la violencia de género o la destrucción del planeta”, explica.

yoko4

La muestra estará compuesta por más de 80 objetos artísticos entre los cuales están videos, películas, textos, instalaciones y grabaciones que Ono viene desarrollando desde hace más de cincuenta años y que configuran el eje de gran parte de su obra. Según explica Pérez, estas piezas provocan un estímulo al pensamiento y al cuerpo. “Ella rompe los esquemas, el artista no es el que hace la acción, es el público el que culmina la obra”.

yoko5

Por otra parte, también hay mensajes que se proyectan fuera de la sala, como la exposición y difusión de textos en las paradas de metro, anuncios publicitarios o en canales de comunicación masiva como los diarios, revistas, radio y  televisión. “Para Yoko lo importante es llegar a la mayoría de gente posible”, explica el curador español. “Lo llamativo de su obra es que queda en un plano entre lo simbólico y lo real. Ella es una mujer coherente con quien ha sido y la influencia zen en su vida. Ha luchado mucho por la sociedad y los derechos de la gente. Yoko Ono quiere lograr que algo se altere en el alma del público que ha pasado por aquellas instrucciones. Finalmente la principal invitación de Dream Come True es que todos —a través del arte— puedan imaginar la paz”.