Tal como hace unos años los guerreros terracota se robaron las miradas en el Centro Cultural Palacio La Moneda (CCPLM), hasta mayo estará en el país una de las muestras de arte decorativo islámico más sólidas del mundo. Apoyada por visitas guiadas, talleres, ciclos de cine en la Cineteca Nacional, actividades educativas en el Espacio Activo y la Zona Interactiva Mustakis (ZIM), llega Arte islámico, cooperación entre el CCPLM y el LACMA de Estados Unidos, que trae toda la cultura islámica, tan rica como expresiva, pero a la vez bastante desconocida por el público occidental.

La muestra pondrá énfasis en los tesoros del arte islámico temprano y medieval, que reflejan la dimensión sagrada y religiosa de la vida de los seguidores de Mahoma, que siempre llama a la contemplación. Luz y agua, elementos fundamentales del rito diario de la oración, tendrán su espacio representados en lámparas y aguamaniles.

Otros elementos que estarán presentes en la muestra son cerámicas y textiles del Islam tardío, además de piezas que muestran el intercambio cultural entre el imperio y otras culturas, propiciado por el comercio y por el impulso expansivo del Islam, religión tantas veces atacada desde el desconocimiento. El Corán, su texto sagrado, también está representado en una variedad de objetos, vasijas, monedas y la famosa alfombra de Ardabil, una de las alfombras persas más famosas del mundo, las que se suman a piezas nacionales aportadas por la Biblioteca Patrimonial Recoleta Dominica, Biblioteca Nacional y Museo Histórico Nacional, que aportan con significativos objetos nunca antes expuestos.