Caras

Archive for January, 2017

ViajesCuba en taxi

Posted on: January 30th, 2017 by Olga Mallo

Dicen que no hay mal que por bien no venga y el dicho puede aplicarse a cabalidad a nuestro fallido tour por Cuba en kayac. Tras organizar dos semanas de excursión remando por los cayos sureños de la isla, al aterrizar en La Habana nos encontramos abandonados a nuestra suerte. Nadie esperaba por nosotros como había sido acordado. Tomamos un taxi hasta el Palacio O’Farrill, un bello edificio colonial de estilo neoclásico emplazado en el corazón de la capital, hoy convertido en hotel boutique. El operador canadiense que nos vendió el tour no había podido llegar a Cuba y nos reembolsaría todo el dinero. Ahí estábamos, sin plan alguno y con dos semanas disponibles. Nos dirigimos a Cuba Tours, agencia del gobierno, como todo por estos lados. En sus oficinas del barrio comercial de Vedado, nos atiende Celia, quien organiza un nuevo itinerario intentando cumplir con nuestras expectativas de aventura. No es fácil encontrar disponibilidad a último momento, además los turistas que viajan a Cuba llegan con todo organizado desde sus países, por lo que pagar se transforma en una intrincada tarea. Celia no puede aceptar tarjetas ni transferencias desde el extranjero por lo que terminamos con un agente italiano que vive en La Habana, quien por alguna razón, acepta tarjeta de crédito. Cosas de Cuba.  

Wp-taxi-cuba-450

Cinco días más tarde nos pasa a buscar al hotel el guía Jorge García, un culto profesor que jamás ha salido de la isla, pero que sueña con recorrer el mundo. Nos espera un Lada de los ’70 con letrero de taxi. Ante mi sorpresa, Jorge cuenta que no existen vehículos de turismo y como los taxis pertenecen al gobierno, este es el medio de transporte para nuestro viaje privado. 

Wp-cienaga-zapata-cuba-450

Partimos por la provincia de Matanzas, vamos a la Ciénaga de Zapata, reserva de la biosfera desde el año 2000 y el mayor humedal del Caribe insular. Luego de un par de horas, llegamos a orillas del río Hatiguanico donde tomamos un pequeño bote con un especialista en observación de aves. En su grabadora, el guía tiene el sonido de más de 100 aves de las 250 que residen allí y para atraerlas presiona botones con los diferentes cantos. Durante tres horas vemos garzas, el escaso pájaro carpintero verde, estorninos, tortugas y el bello tocororo, el ave nacional cuyos colores se asemejan a la bandera cubana. Almorzamos cerca de allí, a orillas de la paradisíaca cueva de los peces, un cenote de aguas turquesas donde después de almuerzo nadamos y practicamos snorkeling. Esta laguna que se comunica con el mar por túneles subterráneos ofrece un maravilloso espectáculo de peces tropicales a los que debe su nombre. Afortunadamente nuestra próxima parada es después de almuerzo, pues nos recibe un letrero que anuncia: “Todo el que nos visita come la carne de cocodrilo”. Es la granja y criadero de cocodrilos de La Boca auspiciada por la World Wildlife Fund.  

Wp-arrecife-cuba-450

Esa noche dormimos en la legendaria Bahía Cochinos, en el hotel Playa Girón, nombre de la batalla librada en el lugar en 1961 cuando cubanos exiliados en Estados Unidos con el apoyo y entrenamiento de ese país, desembarcaron y emprendieron un fallido ataque a las fuerzas de Fidel Castro que dos años antes habían obtenido el triunfo de la revolución cubana. A lo largo de la carretera, gigantescos letreros no permiten olvidar la historia: “Aquí se libró un combate decisivo para la victoria”; “Hasta aquí llegaron los mercenarios”; “Revolución es patriotismo”. Una vez en el hotel, somos los dos únicos ‘no cubanos’. Jorge nos cuenta que hasta hace poco estaba reservado solo para los ciudadanos fieles al partido, que como premio recibían una estadía en este resort. Ahora, gracias a la apertura que poco a poco ha traído la gestión de Raúl Castro, el hotel recibe a cualquier residente cubano que tenga acceso al peso convertible (CUC) o a monedas extranjeras aceptadas en el país como el euro o la libra esterlina. La mayoría de los habitantes de Cuba tiene acceso sólo al peso cubano (CUP), moneda que no es aceptada ni aquí ni en ningún otro sitio turístico. Aún hoy el número de cubanos que accede a estos ‘lujos’, es limitado, solo los que trabajan en turismo tienen CUC (su valor es casi equivalente a un dólar) a través de propinas o los que reciben remesas en moneda extranjera de familiares que han salido de la isla. Jorge y nuestro chofer Guillermo comen con nosotros. Algo tampoco permitido hasta hace poco. Nos dicen que aunque falta mucho para la igualdad de oportunidades para todos los cubanos, ellos están contentos con los avances.

Wp-cuba-peninsula-450

Después de un día de playa, nuestro próximo destino es Cienfuegos. Ciudad colonial nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2005 y uno de los principales puertos de Cuba. Rumbo a ella nos encontramos con las guaguas (camiones) que llevan de regreso a los trabajadores de las plantaciones de azúcar en forma gratuita. Aquí no existen los buses interurbanos. La ciudad es llamada la ‘Perla del sur’ y sus palacios y bella avenida costera lo confirman. Almorzamos en el palacio de Valle, una joya arquitectónica cerca de la costa. Durante el almuerzo, Guillermo, el conductor, nos cuenta su historia. A los 18 años fue llamado para luchar en la revolución y no lo dudó ni un segundo. Conoció a Fidel, a Raúl y al Che, cuenta orgulloso. Los vio en acción y cree en su lucha. Sus hijos, sin embargo, escaparon a Miami en busca de mejores horizontes. El mayor, un médico, se fue primero. Luego de trabajar algunos años en Estados Unidos, pago ocho mil dólares por una lancha para su hermano menor. Guillermo vive ahora en la encrucijada de creer en la revolución de la que formó parte o en la palabra de sus hijos que lo quieren lejos de Cuba. Las historias surgen mientras acompañamos el atún fresco con un sauvignon blanc cubano: Soroa. En la tarde nadamos con delfines en el famoso delfinario de Cienfuegos. 

Wp-olguita-mallo-450

Al día siguiente nos despedimos de Guillermo. Su Lada no parte, necesita un repuesto que demorará varias horas en llegar y nosotros debemos continuar viaje hacia la sierra de Escambray. Otro Lada con un nuevo chofer, Carlos, llega a buscarnos. Haremos el trekking de El Caburni, una cascada que cae 64 metros formando una gran laguna en medio de la selva. Estamos en el Parque Natural Topes de Collantes, una zona con historia revolucionaria que en los ’50 fue refugio del Che Guevara y sus hombres. La caminata es de ocho kilómetros bajo 40 grados de calor. La blanca flor del café está en pleno. Su aroma se expande en el aire y nos acompaña gran parte del trayecto. La enorme variedad de flora y aves, la exuberante selva y formaciones rocosas que parecen esculturas han conseguido que el lugar haya sido nombrado monumento nacional. Sumergirse en el agua de la inmensa poza formada por la cascada es un alivio. Regresamos para un tardío almuerzo y luego otro Patrimonio de la Humanidad: la ciudad de Trinidad. No tan bien conservada como Cienfuegos, pero más pintoresca. Recorremos sus calles de adoquines con coloridas casas coloniales que la convierten en una delicia fotográfica. A la mañana siguiente volvemos a la sierra. Nos adentramos pasando por plantaciones de tabaco y azúcar, robustos búfalos y escuálidas vacas pastan con entusiasmo y Carlos debe hacer uso de sus habilidades con el antiguo Lada, aquí adonde un 4×4 haría las cosas más fáciles. Nuestro destino es el embalse natural de Habanilla en la provincia de Santa Clara. Al mismo tiempo que provee de agua y electricidad a toda la zona, incluidas las ciudades de Trinidad y Cienfuegos, este lago de 36 km cuadrados es uno de los tesoros escondidos más preciados del sur de Cuba. Tomamos una lancha de madera hasta una pequeña ensenada donde comenzamos una caminata por el sendero El nicho en el que las cascadas se suceden una tras otra. Terminamos la tarde nadando en la Cascada del Amor. Digno de la Laguna Azul. 

Wp-cuba-paseo-450

Seguimos a cayo Las brujas, parte del archipiélago Jardines del Rey. Para llegar desde la isla grande de Cuba hasta el pequeño islote hay que atravesar 48 kilómetros por una carretera sobre el agua llamada ‘pedraplén’; una asombrosa obra de ingeniería que tardó 10 años en ser construida. Carlos nos deja en un catamarán que nos lleva Caribe adentro, hacia el gran arrecife de coral de casi 400 kilómetros que rodea el archipiélago. Estas son aguas de langostas y pargos, que conforman el menú casi a diario.  

Wp-monte-verde-cuba-450

Tomamos el tercer taxi de este recorrido. Regresamos a La Habana. Santiago, nuestro nuevo chofer, sabe más de Chile que el promedio de los chilenos. Al parecer el limitado acceso a información, como todo lo prohibido, enciende la sed de leer y conocer. Nuestro letrado guía Jorge, sueña con recorrer los lugares de los que tanto ha leído. “Pero siempre volvería a Cuba. No sé por qué el gobierno tiene miedo de que si viajamos no regresemos. Quiero ver otros países, pero para vivir no hay como Cuba”, declara. Nuestra última visita antes de retornar a la capital, es Santa Clara, ciudad donde un 31 de diciembre de 1958 se libró la batalla que definió la victoria de la revolución sobre Batista. Ahí se levanta el colosal monumento al Che Guevara y un museo que entre cientos de objetos pertenecientes al guerrillero alberga también su presunto cuerpo y el de 16 de sus compañeros de batalla. 

Según el agente de turismo italiano al que le pagamos el tour en La Habana, se esperan unos 4 millones de estadounidenses cuando se abran totalmente las fronteras para los turistas de ese país. El levantamiento del embargo ya no se ve tan lejano, pero la pregunta es: ¿de dónde sacará este paraíso la infraestructura turística necesaria para la eventual horda? 

Al despedirnos de Jorge, le preguntamos qué le podemos enviar desde el extranjero. “Un diccionario inglés- español”, responde. Su inglés es excelente, pero quiere estar aun más preparado para cuando terminen las restricciones y para cuando pueda cumplir su sueño de viajar. 

Viajes CARASBrasov en la mira

Posted on: January 30th, 2017 by Caras

Antes de que comenzara a sonar una y otra vez su nombre en los medios locales debido a la supuesta estafa cometida por Rafael Garay, Brasov, la localidad más poblada de la región rumana de Transilvania, ya contaba con un prontuario amplio de historias y personajes siniestros capaz de relegar la historia de nuestro ‘célebre’ compatriota, a un sitio casi irrelevante dentro del anecdotario de la ciudad. Verdaderas leyendas del bajo mundo que con más o menos publicidad y adornos propios de la mitología popular, le han ido dando a este lugar rodeado de montañas y bosques densos, la reputación de ser uno de los territorios más enigmáticos e intrigantes de Europa del este.

El ejemplo más icónico es el de Vlad III, el príncipe de Valaquia (actual zona sur de Rumania), conocido popularmente como el Conde Drácula. Su historia es sin duda la que mayor atención obtiene entre los visitantes, aunque a los locales fastidie un poco la eterna reseña al hombre pálido, de capa negra y de colmillos afilados. Su popularidad nació a fines del siglo XIX, gracias a la obra del novelista irlandés Bram Stoker, y a la eterna secuela de películas y series inspiradas en ella, lo que sólo ha aumentado las fantasías del imaginario popular.

Lo cierto es que Stoker se inspiró en Vlad III para crear a Drácula, debido a la personalidad sádica del príncipe y esa curiosa afición que —dicen— tenía por tomarse la sangre de los enemigos de su imperio. Porque Vlad era de temer y cualquiera que osara contradecir sus intereses o los del imperio, como los germanos y turcos, solían morir a su merced en grandes cantidades y bajo su técnica de tortura favorita: el empalamiento.

brasov-2

Otra leyenda capaz de dar escalofríos a cualquiera es la que envuelve a la catedral de Santa María, conocida popularmente como ‘la iglesia negra’, una de las construcciones góticas más espectaculares de toda Rumania, y que está ubicada en la plaza central de Brasov. El edificio que debe su nombre a un incendio provocado en el siglo XVII, no sólo muestra sus cicatrices producto de los disparos de bala provocados por la revolución en contra del régimen comunista de Nicolae Ceausescu en diciembre de 1989, sino que también aquí está la escultura de un niño a punto de caer al vacío, que sin duda llama la atención de todas las visitas.

Su historia cuenta con varias versiones —todas macabras por cierto—, estando entre las más conocidas la que narra que éste era el hijo muy mal portado del sacerdote de la iglesia y que como castigo habría sido confinado al ático durante los días en que sucedió el mencionado siniestro. Las llamas lo abrían alcanzado y éste al tratar de huir habría caído al vacío. Una segunda teoría es que fue arrojado desde uno de los pilares por un trabajador celoso debido a su buen desempeño durante la construcción de la iglesia. El niño al parecer era un aprendiz con grandes habilidades para la albañilería, lo que le estaba dando un gran prestigio en el pueblo, superando incluso al director de la obra. Por lo mismo se presume que fue éste quien lo habría empujado de la torre con el objetivo de recuperar su protagonismo. Ante tal tragedia el resto de los trabajadores decidieron esculpir su cuerpo para que su legado nunca pasara al olvido.

Con este mito y otros que muchas veces cuentan también con escenarios góticos, lobos, sangre y castillos embrujados, Brasov pareciera cargar con un karma inclinado siempre a la desgracia, lo que por cierto es un estímulo para el visitante con ánimo de acelerar su corazón y erizar sus pelos. Pero lo cierto es que a primera vista la ciudad se muestra encantadora y colorida, con calles de adoquines, siempre semivacías, balcones floreados y locales que viven tranquilos y sonrientes. Como en el mejor relato de terror en donde en un principio los escenarios suelen demostrarse apacibles y encantadores.

Un paseo por el centro obliga primero a parar por un café —o una cerveza dependiendo del clima— , en las terrazas de los restoranes que rodean la Piata Sfatului (Plaza del Consejo), que por lo demás ofrece una gran vista a varios lugares icónicos de Brasov, como la Casa del Consejo, mansión de estilo medieval que funcionó como el ayuntamiento de la ciudad desde el siglo XIII; la Casa de los Mercaderes hoy transformada en galería comercial y por cierto de los cerros boscosos que varían de color según la temporada.

rest-1

En esta plaza también es donde normalmente se concentran las actividades culturales de la ciudad, entre las cuales destacan festivales musicales como el Golden Stag, que ha traído a artistas de renombre como INXS, Ray Charles, Pink o Tom Jones, o el Red Music Festival que se anuncia para el verano del 2017 y que promete en siete días poner en escena a más de 150 artistas y 100 DJs.

Los castillos Peles y Bran en tanto, son los atractivos emblema para quien visita Transilvania. Si bien quedan en las afueras de la ciudad son muy fáciles de alcanzar en tren desde la estación central o en un auto arrendado y, en su condición de museo, cuentan con visitas guiadas en varios idiomas. El primero queda ubicado en el pueblo de Sinaia, 50 kilómetros al sur de Brasov y era la residencia veraniega de los reyes Carlos I e Isabel de Wied y si bien era utilizado como casa de descanso, aquí se llevaron a cabo importantes reuniones políticas que determinaron el futuro de Rumania antes de la ocupación soviética.

Espectaculares salas de armas, salones de baile, biblioteca con pasadizos secretos e incluso un espacio diseñado bajo el concepto de arquitectura mora, que tenía como objetivo trasladar con la mente a sus visitantes a los rincones de un palacio marroquí, son parte de sus atractivos. Además un entorno campestre y aislado, cruzado por un río tranquilo donde las mujeres de la corona solían pasar las tardes de verano, le da al palacio todo el atractivo restante.castillo-1

El mucho más famoso castillo de Bran en cambio, tiene todo lo que el turista necesita cuando está buscando el ya mencionado lado oscuro de Brasov, porque esta edificación medieval es conocida como el verdadero castillo de Drácula, aunque hay versiones que sostienen que Vlad III nunca vivió aquí y que ‘El empalador’, sólo se habría hospedado en una que otra ocasión, principalmente cuando se encontraba en aprietos debido a invasiones otomanas.

Quien sí vivió en este castillo fue la reina Marie de Rumania también bajo la modalidad de residencia veraniega y fue precisamente ella quien estuvo al frente de los trabajos de restauración, hasta dejarlo tal como fue narrado en el posterior best seller. Porque al final la única conexión existente entre Bran y Drácula es la obra literaria. Por mucho que los operadores de turismo intenten vender una historia diferente.

Lo que sí se ha transformado en la última frontera en la explotación turística de Brasov, son sus paseos para observar su vida natural y salvaje, que no es menor considerando que la ciudad está rodeada de los montes Cárpatos y de más de 50 mil hectáreas de bosques. Por lo mismo, se han hecho populares las visitas guiadas para la observación en terreno de osos cafés, venados, lobos y algunas de las más de 300 especies de aves que se concentran principalmente en los deltas del Danubio.

pajaro-oki

Ahora y si esta última opción le parece demasiado apacible y usted quiere llevar un poco más lejos y seguir con la ruta de lo tenebroso, los bosques de Transilvania también ofrecen esta opción. Se trata de una visita al enigmático bosque Hoia-Baciú, más cercano a la capital de la región Cluj-Napoca que de Brasov, pero aun alcanzable.
Los locales apenas se atreven a pisar el llamado Triángulo de las Bermudas de Rumania, porque según dicen, aquí hay una especie de puerta que los conecta con otra dimensión, teoría basada en misteriosas desapariciones ocurridas a lo largo de la historia, en donde se perdió el rastro de las víctimas y nunca más se supo de ellos. Sin duda un dato que el mismo Rafael Garay hubiese querido manejar antes de ser encontrado por la policía.

La propuesta de José Zalaquett: “Inmunidad a cambio de la verdad”

Posted on: January 30th, 2017 by Paula Palacios

El 15 de diciembre pasado, José Zalaquett (74) dio su última clase en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile. Fue una jornada emotiva, cargada de nostalgia, de emociones y de un profundo agradecimiento de sus alumnos al profesor que hizo clases por más de dos décadas. Una avanzada sordera, pérdida del equilibrio, un cuadro de prediabetes y tres cánceres a cuestas fueron motivos más que suficientes para que abandonara una de las actividades que más le apasionaban.

“En marzo cumplo 75 y como dicen en el campo ‘ya no me cuezo al primer hervor’. Es una buena edad para retirarse”, dice resignado. Un retiro entre comillas, porque aunque Pepe ha disminuido sus actividades, por lo visto no está dispuesto a desaparecer de la escena pública donde en época de dictadura y en los primeros años de democracia tuvo un rol protagónico en materia de defensa de DD.HH.

Dirigió el departamento jurídico del Comité Pro Paz —que precedió la Vicaría de la Solidaridad—; el presidente Patricio Aylwin lo designó miembro de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación (que emitió el informe Rettig) y más tarde integró la Mesa de Diálogo. En sus años de exilio (1979—1982) fue, además, presidente de Amnistía Internacional.

Por su trayectoria, es considerado uno de los mayores expertos en derechos humanos; por lo mismo, hay quienes no le perdonan que sea partidario de que exista clemencia con militares condenados que no hayan cometido crímenes de guerra y en contra de la humanidad, estén dispuestos a colaborar con la justicia y padezcan de alguna enfermedad terminal o Alzheimer. ‘El gran perdonador’, así lo han tildado algunos. José se justifica. “La justicia no excluye humanidad”.

En su departamento de Providencia atiborrado de libros, cuadros y arte, donde vive con su segunda mujer, la venezolana Dianora Contramaestre, el abogado no baja la carga laboral. Lee, dirige tesis y prepara un nuevo curso on line —los anteriores han sido seguidos por más de 40 mil alumnos de todo el mundo— que este año tratará sobre justicia transicional. “En lo intelectual aún sigo vivo”.

Además, está ad portas de sacar una biografía que escribieron dos alumnos suyos, quienes lo entrevistaron sábado por medio durante un año. En estos días con más tiempo, ha estado con sus dos hijas, nietos y también aprovecha de tuitear, lo que se ha transformado en su nueva pasión.

5I0A1843

 

“Tengo casi 8 mil seguidores, que no deja de ser, aunque no es nada comparado con Shakira que tiene 100 millones en Facebook y 42 millones en Twitter”. En los 140 caracteres escribe sobre artistas y música.

“Y todas las noches a modo de buenas noches, envío citas de famosos como Churchill, Luther King, Mandela y otros”. Asegura que con los años, así como ha ido adquiriendo mayor sabiduría, también ha moderado sus puntos de vista. Comprendió que el humano es como es y no como debiera ser, que piensa fundamentalmente en sus intereses.

En lo político, de haber sido Mapu y militante PPD, hoy se siente más concertacionista que de la Nueva Mayoría, por la mirada refundacional de esta última. “La dimensión de libertad también significa estado de derecho, fortaleza institucional y garantías para todos los derechos fundamentales. En ese sentido, me siento más socialdemócrata que socialista. En lo económico, creo que el mercado es fundamental; el secreto está en regular la dimensión depredadora del hombre y en fomentar la creatividad”.

—¿En esto de ir moderando sus puntos de vista y de comprender la naturaleza humana, fue que cambió su mirada hacia militares que cometieron crímenes?

—No ha cambiado, como le decía, la justicia no excluye humanidad. Más de una vez he contado que cuando presidía Amnistía Internacional se presentó el caso de Rudolf Hess y Erich Honecker, y en ambos se aplicó razones humanitarias. No se trata de que si ellos no tuvieron piedad con sus víctimas, nosotros no la tengamos con ellos. Para Zalaquett, el límite de la piedad son los enfermos terminales y los con Alzheimer, “a quienes debieran permitirles irse a sus casas y concluir allí sus condenas. Es un acto de humanidad con los familiares más que con ellos. La sociedad debiera debatir y llegar a una conclusión sobre la edad en que los condenados puedan cumplir la pena en sus domicilios. Esto debiera ser para todos, sin excluir a los militares, pero tampoco establecerlo solo para ellos”.

—¿No debieran eso definirlo los propios familiares de detenidos desaparecidos?

—A diferencia de Carlos Peña, creo que el perdón es un acto personal, de corazón a corazón, que es distinto al perdón institucional.

Para este último se requiere saber la verdad, un reconocimiento de que estuvo mal, la voluntad de no repetirlo y la disposición a una reparación.

Zalaquett estima que no hemos llegado al perdón institucional porque en parte no se ha entregado toda la verdad. “El estándar que debiera seguirse es hacer todo lo humanamente posible para encontrar la verdad concreta de cuál fue el destino y paradero de cada uno de los desaparecidos. De 1.200 detenidos desaparecidos, se sabe la verdad sobre 150 de ellos (cerca del 85% se desconoce). Hay además, dos mil ejecutados políticos. Entregaron sus cuerpos diciendo que murieron en un intercambio de fuego, cuando fueron asesinatos a sangre fría… Falta que se rompa esa mal entendida solidaridad de uniformados, FF.AA. y civiles involucrados”.

—¿Qué información concreta de ese 85% cree que manejan las FF.AA.?

—No lo sé. Los operativos superiores de la Dina, Contreras, Espinoza y Krassnoff saben la suerte y paradero de esa gente, pero sienten que deben ‘morder la bala’; aguantarse por lealtad. Estima que las FF.AA. han hecho esfuerzos concretos. “Los cuatro Comandantes en Jefe que sucedieron a Pinochet, que eran cadetes o tenientes en esos años, han intentado gradualmente que el Ejército se acerque al papel que siempre tuvo”.

—Juan Emilio Cheyre fue procesado por su vinculación a la Caravana de la Muerte.

—En noviembre de 1973, como miembro del Comité pro Paz, fui a recorrer el norte. Entrevisté al comandante Lapostol a cargo del regimiento Arica en La Serena y superior de Cheyre. No conozco el expediente, sin embargo, tiendo a creer que no estuvo involucrado en actos delictivos. Aun así, considera que el perdón por parte de los presos de Punta Peuco no basta.

Se necesitan gestos concretos para completar la verdad y no solo manifestar arrepentimiento”. Y recuerda que en el 2003, el ex Presidente Ricardo Lagos, dio pasos precisos para avanzar, mediante el documento No hay mañana sin ayer. En este propuso cuatro medidas: crear el instituto nacional de DD.HH., aumentar la pensión a los familiares de las víctimas, crear el Museo de la Memoria y a las personas con cargos menores, ofrecerle inmunidad a cambio de la verdad.

“El Partido Socialista se opuso a este último punto. Ellos estaban por rebajar las penas, como si para un cabo jubilado dedicado a cuidar ovejas en el sur fuera tan simple salir del anonimato para entrar a la cárcel”. De haberse aprobado inmunidad por verdad, cree que otra habría sido la historia.

“Existiría un instrumento para forzar el cumplimiento de la verdad, con una especie de zanahoria y garrote. En Sudáfrica, se autorizó a la Comisión de Verdad otorgar inmunidad a quienes confesaran su participación; ¡se inscribieron siete mil personas! En los casos de crímenes atroces no se la otorgaron, por supuesto. No todos los delitos son crímenes de humanidad o de guerra; hay delitos menores como los de algunos conscriptos que recibieron órdenes”.

5I0A1780

Roberto Garretón culpa a Patricio Aylwin de débil durante la transición.

—No diría eso. El utilizó el concepto de la ética, de la responsabilidad que también enarboló Václav Havel, el primer presidente de Checoslovaquia liberada. Tanto él como Aylwin tenían una concesión muy parecida a lo que propuso Max Weber en su discurso a los alumnos de la Universidad de Münich, una vez terminada la Primera Guerra Mundial. Les habló de responsabilidad, de tener agallas, de que el político debe mirar a las estrellas pero también al suelo para no tropezarse con las piedras. En el fondo, perseguir un fin ético y, a la vez, calcular las posibilidades de la vida real.

Zalaquett recuerda que a principios de los ’90 había riesgos. “Pinochet dijo que si le tocaban a uno solo de sus hombres se terminaba el Estado de Derecho. Hizo ejercicios de enlace y un boinazo. Pudo haber sido un bluf, pero Aylwin estaba jugando sus cartas. Estaba la percepción de que esos militares que bombardearon La Moneda eran capaces de todo, de que había un gran peligro. Nuestra transición ha sido una de las mejor logradas del mundo”.

—Usted estuvo preso en dos oportunidades y luego exiliado, ¿perdonó?

—No guardo rencor. Estoy pensando en el futuro; dispuesto a hacer un gesto para la reconstrucción moral e institucional de este país.

—¿Aunque lo tilden de perdonador?

—Duele lo de ‘perdonador en el clóset’, que me etiqueten. Son las reglas del juego.

—¿Estamos lejos de la reconciliación?

—Hemos avanzado en verdad, reconocimiento, reparación y justicia. Ha habido 300 condenados y cientos de casos investigados bajo el sistema penal antiguo. Hay que hacer todo lo humanamente posible para descubrir el paradero o la suerte de los desaparecidos. Creo que debiera plantearse ahora, en 15 años o cuando fuere lo que no se cumplió en el gobierno de Lagos, de dar inmunidad a cambio de la verdad. Se han muerto de ambos lados, Pinochet, Contreras, Sola Sierra, porque la vida no perdona. Hay que intentarlo. Estima que el Congreso debiera proponer una iniciativa legal al respecto con apoyo del Ejecutivo.

“No sé si la sociedad esté preparada para ese paso, pero hay que darlo igual. El verdadero liderazgo consiste en hacer lo que hay que hacer, sin depender de cuánta agua hay en la piscina o cuál es su temperatura”.

—¿Ve algún político con ese liderazgo?

—De los actuales, no veo a ninguno. Estamos en un tiempo de transición, en un cambio de época. Con lo que ocurre en Europa con la inmigración, el triunfo de Trump, de Rajoy, del brexit, el mundo avanza hacia la derecha y, en el peor de los casos, hacia una nueva forma de racismo, donde el enemigo ya no serán los judíos sino los árabes y el Islam. Vamos camino a un nuevo fascismo; ojalá me equivoque.

Trump, Piñera y Guillier… mortalmente parecidos

Posted on: January 30th, 2017 by Lenka C

¿En qué se parecen Donald Trump, Sebastián Piñera y Alejandro Guillier? En principio cuesta encontrar un denominador común, pero lo hay: los tres son contrarios al aborto libre. Y en el caso de los precandidatos chilenos, mientras Piñera ha sostenido que está por despenalizar tan sólo en dos causales (inviabilidad del feto y riesgo en la vida de la madre), Guillier lo apoya también en caso de violación, punto ante el cual el ex mandatario se opone de manera tajante.

Agrego a la lista a la senadora Carolina Goic —y más que segura carta presidencial de la DC—, que la pasada semana votó favorablemente ante la idea de legislar, dejando claro, eso sí, que sólo en las tres causales contempladas en el proyecto del Gobierno en 2015, y una de las promesas de campaña de Michelle Bachelet.

Hasta ahora, solo Ricardo Lagos ha demostrado ser más liberal: “Ni los hombres ni el Estado de Chile tienen derecho a privar a la mujer de decidir con libertad sobre situaciones tan extremas y dolorosas. Sería bueno que nos pongamos al día, por respeto a las mujeres”, dijo.

En Chile el aborto inducido o interrupción voluntaria del embarazo es ilegal de acuerdo con el Código Penal de 1874. En 1931, durante el gobierno de Carlos Ibáñez del Campo, se legalizó únicamente el aborto terapéutico. Sin embargo, en la Constitución de 1980 —a instancias de Jaime Guzmán— se estableció que «la ley protege la vida del que está por nacer», y en 1989, como una de las últimas obras de la dictadura, el Almirante José Toribio Merino, junto con el Cardenal Jorge Medina, influyeron para que en el Código Sanitario se terminara también con las intervenciones terapéuticas… La historia sigue y hoy todavía se discute el derecho de las mujeres a abortar (y eso que sólo se abordan las tres causales) , lo que ha avivado campañas como #YoDecido, sobre todo porque además han sido hombres los que se han arrogado el derecho a opinar e influir sobre el cuerpo —y la mente— femenina.

Vuelvo a Trump y el mortal parecido con los presidenciables chilenos. Luego de la Marcha de las Mujeres —las masivas protestas que tiñeron de rosa las calles a lo largo de EEUU y el mundo, con el aborto libre como una de las proclamas—, al mandatario poco le importó.

Y si bien en el pasado se había declarado partidario de este derecho, durante su campaña su viraje fue tal que incluso llegó a sugerir que se debería castigar a las mujeres que abortaran… Así, una de las primeras medidas fue reinstaurar la “regla de la mordaza global” —o también llamada Política de la Ciudad de México— que bloquea el financiamiento internacional a ONGs que —entre algunas de sus actividadades— apoyen o promuevan el aborto, lo que suscitó la inmediata reacción de países más liberales como Holanda, Francia y los Países Bajos.

De acuerdo a un informe de Amnistía Internacional, la medida “tendrán un efecto real y devastador en las organizaciones internacionales de salud que podrían verse obligadas a cerrar sus puertas a las comunidades necesitadas en todo el mundo. También es probable que sea extremadamente peligroso y, en algunos casos, mortal, para las millones de mujeres en todo el mundo que, como uno de los efectos, perderán el acceso a una salud reproductiva segura”.

El informe prosigue con un dato que nos atañe a los chilenos y chilenas directo al hueso: “El aborto está prohibido totalmente en siete países de la región, aun en el caso de que la vida o la salud de la mujer o la niña dependa de él: Chile, El Salvador, Haití, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y Surinam. El aborto legal durante el primer trimestre de gestación está disponible en Cuba, Ciudad de México y Uruguay. En la mayoría de los países de la región, aunque sea legal, el acceso a un aborto para salvar la vida resulta muy difícil porque algunos profesionales se niegan a practicarlo por motivos ideológicos”.

Y mientras todo esto pasa, en nuestro país la discusión sigue, aún pendiente como una de las deudas de género aún no saldadas desde la transición democrática. Eso, pese a que en la encuesta de Cadem del 23 de enero, un 71% de los consultados está de acuerdo con el proyecto que legaliza el aborto en tres causales específicas. Pero eso poco importa entre nuestros legisladores, y pese a la evidencia —y la urgencia de contar con procedimientos libres y seguros, aunque sea en estas tres causales, y ojo que no se incluye el incesto—  , el tema sigue dividiendo a la clase política, la discusión se ha vuelto particularmente lenta, y recién en abril el proyecto podrá ser discutido en el Congreso, al fin luego de una serie de indicaciones y trámites…

Ser conservador es a costa de las mujeres, no de los hombres. Nada me saca esta idea de la cabeza.

El poder real del Opus Dei en Chile

Posted on: January 30th, 2017 by Aurora Aro

María Olivia Mönckeberg, periodista y directora del Instituto de la Comunicación e Imagen, ICEI, de la Universidad de Chile, lanzó recientemente la revisión ampliada y actualizada del El  Imperio del Opus Dei en Chile”, libro que vía entrevistas en profundidad da cuenta exhaustivamente de las características de esta organización en Chile.

Desde el sitio oficial de la Universidad sostienen que “el libro cuenta cómo logró (el Opus Dei) en España su consolidación bajo la dictadura de Francisco Franco y el sostenido crecimiento que ha tenido desde que Josemaría Escrivá de Balaguer, su fundador, visitara en 1974 nuestro país.”

Según la autora las causas que originaron esta edición actualizada fueron: la curiosidad periodística y “la señal de alerta fue cuando la presidenta Michelle Bachelet designó como ministro del Interior al abogado democratacristiano Mario Fernández Baeza en reemplazo de Jorge Burgos y el informativo de CNN señaló que el nuevo integrante del gabinete era supernumerario del Opus Dei. Es misma noche me decidí a reditar el libro”.

Originalmente “El Imperio del Opus Dei en Chile” fue publicado en el 2003, después de la elección presidencial que tuvo a Joaquín Lavín Infante a punto de ser presidente. “Los ejemplares estuvieron agotados por más de 8 años. Hubo tres ediciones desde su primer lanzamiento, sin embargo, esta revisión es ampliada. No es que haya cambiado, sino que a lo largo de estos años este imperio ha crecido. Por lo tanto, fui hilvanando otras variables para  dilucidar cuál es el poder real de la “Obra” hoy. Vía entrevistas, que son rescatadas de la antigua edición, Mönckeberg entrega información clave que a través de “cientos de documentos, archivos y apuntes fui juntando como así la reflexión a fondo en torno a este imperio, como por ejemplo  las fundaciones, su rol activo en lo educacional, lazos empresariales y el poder económico, de empresarios prominentes que influyen en las políticas públicas”.

ImageServlet
La periodista también sostiene que a través de la ley de acceso a las fundaciones pudo detectar “algunas pero no todas las fundaciones pertenecientes a esta organización. Importante agregar que tampoco hay mucha fiscalización. Te encuentras con cartas en vez de memorias que aportan algunos datos de ellas hasta el 2015”.

“Otro aspecto interesante es su presencia en todos los ámbitos de la vida nacional, pero si algo destaca es un aspecto más interno de sus integrantes…el sentido de causa, como interpretan la vida con sus cánones religiosos, esto del trabajo  bien hecho. Tienen una fe…¡La fe mueve montañas…esto es muy clarito! Esta es una organización que se caracteriza por un sentido de obediencia a sus jerarquías y  siguen al pie de la letra  la palabra de Josemaría”.

Libro: El Imperio del Opus Dei en Chile.
Autora: María Olivia Mönckeberg.
Editorial: Debate.
Precio: $25.000.