Caras

Archive for November, 2016

Análisis: Cuba en el siglo XXI

Posted on: November 30th, 2016 by Guillermo Holzmann

No pasó mucho tiempo desde la lucha para liberar Cuba en los años 50, liderada por Castro, hasta la instauración de un régimen totalitario de sello comunista y bajo la egida de la entonces Unión Soviética. El rol de Cuba en la instalación de la Guerra Fría en América Latina deriva en una espiral de violencia revolucionaria que termina marchando a la par con los golpes de estado -apoyados o incentivados por EE.UU. en lo principal-, para evitar la instauración de regímenes totalitarios en diversos países. Este periodo histórico deja una secuela de muerte y polarización social y política que, hasta el día de hoy, está en el ambiente político-cultural de todas las naciones de América Latina.

Por ello, la muerte de Fidel Castro convoca una necesaria reflexión no solo acerca de su rol y relevancia, en su calidad de líder comunista de procesos revolucionarios cuyo impacto se ha mantenido incluso más allá de la Guerra Fría, como se expresa en Venezuela y otros países de América Latina. Este enfrentamiento entre comunismo y capitalismo termina dejando una huella de dictaduras de derecha e izquierda, intervencionismo, operaciones políticas e incluso terrorismo, que marcan a fuego la historia política de América.

Son más de 50 años de historia político – ideológica en los cuales Fidel Castro fue protagonista activo y, en los últimos años, un observador participante de un proceso que supero la propuesta soviética y dejo a Cuba frente a la necesidad de sobrevivir política y económicamente. Luego de la desintegración de la URSS, la decisión cubana, como bien sabemos, fue la de mantener el régimen comunista y todas las restricciones a libertades y derechos civiles y políticos. Pero también, empieza a forjarse una estrategia para mantener una ideología política comunista, pero “a la cubana”.

El inicio de la globalización (1989 en adelante) y sus condiciones democráticas y económicas, ambas basadas en la libertad, dejan al descubierto las violaciones de derechos humanos y las severas restricciones políticas impuestas al pueblo cubano. Sin embargo, también muestra logros sociales importantes en los ámbitos educacionales, sanitarios, deportivos y todas aquellas áreas de especial sensibilidad social que se transforman en una estrategia de cooperación y solidaridad que resulta con distintos grados de reconocimiento a nivel mundial.

En forma paralela, mantiene la ayuda directa a grupos insurreccionales en distintos países asociada a una estrategia de influencia política en la región, manteniendo la crítica directa a Estados Unidos y el capitalismo en general. Cada país, ha debido asumir una posición frente a la Cuba de la globalización y frente a un Fidel Castro que logra mantener un modelo de sociedad cuya expresión evidente está en la escenografía de sus ciudades y en un deja vu de la década de 1960, lo que termina transformándose en un atractivo turístico y en una forma práctica de obtener divisas.

En los hechos, Fidel Castro inaugura una suerte de “neo-comunismo”, el cual tratará de despersonalizar -con escaso éxito a nuestro entender- para mantener la hegemonía del poder y darle oxígeno a un modelo ideológico ahogado por los nuevos rumbos del mundo.

La Cuba de la Guerra Fría, con su arrogancia ideológica en los discursos de Castro, deja paso en los 90´s a una Cuba más silenciosa pero no menos activa en la mantención de procesos y en la defensa de un comunismo superado por la globalización. En este contexto, la búsqueda de aliados se transforma en una prioridad y con ello las alianzas con Rusia, China, Corea del Norte e Irán, entre otros, se suma a la búsqueda de apoyo de los países de América Latina, donde los resabios del ideario revolucionario se mantenían en el recuerdo y los sueños de distintos grupos. Sin duda, ello en virtud de la estrategia neo-marxista de intervención cultural, donde justicia, libertad e igualdad iban de la mano con la solidaridad y la lucha contra el poderoso capitalista y todo lo que lo representara. En suma, Cuba mantiene su capacidad política para articular respaldos políticos y encuentra espacios para insertarse y concitar sustentos económicos y financieros.

Fidel Castro termina instaurando un “comunismo pragmático” (neo-comunismo) donde se mantiene el discurso, la propuesta, pero se modifican gradualmente las formas, las estrategias, las acciones y las tácticas. Ello será notorio después de los atentados a las Torres Gemelas (2001). Desde esa fecha, Castro avanza en un sentido pragmático aprovechando la ayuda internacional, especialmente la de Venezuela y la posibilidad de mantener vigente una revolución por la vía pacífica, pero sin cerrar los diálogos “reservados” con distintas potencias, incluido EE.UU.

La Unión Europea jugará un rol importante en este tránsito de Cuba hacia una lenta y gradual integración al sistema internacional de la globalización, realizando una cooperación técnico -político para hacer viables los cambios en la estructura financiera de Cuba. Castro termina implementado una estrategia, donde la prioridad es asegurar la distribución de poder en Cuba y con ello el modelo de sociedad futura hacia el cual transitar. En esta estrategia se inserta el traspaso de mando a su hermano Raúl y el proceso de fidelización de todos los cuadros directivos del partido comunista cubano y, en especial, de las fuerzas armadas y sus mandos. Los cambios institucionales realizados desde el 2006, permiten sostener que los hermanos Castro diseñaron una transición capaz de mantener el modelo cuando ya no estén. En la práctica, se estableció una línea sucesoria dentro del partidos asociado al régimen. Eso significa una apertura gradual y táctica de la economía para dejarla dentro de los cánones financieros internacionales, junto con pequeños espacios de libertad económica para sus habitantes, pero manteniendo un férreo control del Estado en la economía y sus principales variables macro y microeconómicas. Sin embargo, ello no se ve reflejado en lo inmediato en el ámbito político, donde las características totalitarias del régimen cubano se mantienen.

Con la desaparición de Fidel, el modelo diseñado por los hermanos Castro se coloca a prueba en términos de que Raúl tendrá que demostrar su liderazgo, lo cual no resultará difícil dada el estructura y distribución de poder instalada. A dificultad estará en el tiempo que todo ello sea posible.

La posibilidad de que Cuba inicie un proceso de apertura democrática es inviable en el corto y mediano plazo. Los amarres institucionales y políticos existentes en la actualidad indican que ello es impracticable sin hacer pagar un costo social a la sociedad cubana más alto que el de hoy. Por tanto, democratizar Cuba será un proceso donde uno de sus factores guarda directa relación con el levantamiento del embargo, cuestión improbable por el momento y donde no se visualiza que Trump ni el Congreso estadounidense lo vayan a hacer.

El pragmatismo de Fidel y su capacidad para establecer condiciones favorables de negociación resultan destacables. Por ejemplo, en la cooperación establecida con EEUU para combatir el narcotráfico y el crimen organizado en el Caribe, donde el intercambio de información y diseño de estrategias conjuntas para realizar operaciones ha resultado un respaldo importante para neutralizar corredores de drogas y apresar narcotraficantes. Del mismo modo, sus negociaciones con países europeos para obtener financiamiento y tecnología, o con el Vaticano para transformarse en garante y auspiciador de procesos de paz con grupos como las FARC, que en algún momento fue un aliado ideológico de primera importancia.

Fidel Castro incorporó a Cuba en el sistema internacional con un manejo pragmático de un neo-comunismo que solo existe en Cuba y donde sus seguidores solo encuentran discurso y contenido ideológico, pero difícilmente la existencia de un frente común de base creíble para hacer una revolución en alguna región o en América Latina. Los casos de Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Ecuador son una demostración de ello.

La muerte de Fidel Castro significa el final del siglo XX en lo ideológico-político y el inicio de un siglo XXI con una Cuba que seguirá los pasos de China o Vietnam para mantenerse y participar en el sistema internacional, manteniendo su modelo político y social. Fidel demostró que Cuba puede ser comodín de las potencias, mientras su sistema no sea alterado. Ello en una lógica pragmática convence a países y organismos internacionales, a pesar de las inexistencias de cambios y mantenerse las violaciones de libertades y derechos.

Yo, ¿la egoísta?

Posted on: November 30th, 2016 by Tatiana Ramírez

Quienes leen las breves historias, elucubraciones, confesiones de este blog saben que este año mi vikingo ha estado en Kabul como parte de la “Resolute Support Mission” de la OTAN. A pesar de que a veces se me aprieta el corazón con los extra noticiosos dando cuenta de los atentados que se suceden con cierta frecuencia, siempre lo hemos apoyado; lo admiro y me siento orgullosa de él. Y para que cumpla tranquilo con su misión, sabe que cuenta conmigo para mantener el “frente hogareño” funcionando.

Cuando le contamos a la familia y amigos que se iría por un año, unos se sorprendieron, otros se oponían con el argumento de cómo nos “dejaba”. Pero pronto todos coincidían en su generosidad, abnegación, en su capacidad profesional y apreciaban también su ambición profesional asumiendo nuevos desafíos.

Por esas vueltas del destino, se ha presentado ahora una oportunidad para mí para ir por un año a una de nuestras oficinas en el extranjero. La idea me pareció claramente atractiva y fue conversada en casa con las mini-vikingas y desde Kabul con el vikingo. Hablamos largamente sobre el equilibrio entre familia y trabajo, las responsabilidades compartidas en todo sentido, lo que significa “estar” física, espiritual y emocionalmente juntos  y, claro, de lo que ha significado estar un año sin el vikingo en casa.

La gran sorpresa me golpeó cuando comenté sobre esta oferta laboral con distintas personas. Desde los que me preguntaron con cara de cierta condescendencia y lástima “¿Está todo bien con el vikingo? Siéntete con la seguridad de contarme con una mano en el corazón”, hasta quienes con bastante franqueza me dijeron: “Pero ¿en qué piensas?, ¿no te parece que es una postura bastante egoísta, considerando que tienes dos hijas adolescentes?” , y los pocos que expresaron: “¡qué entretenido! ¡qué desafío más interesante!; debes estar orgullosa de la sólida familia que han formado y que pueden manejar las vueltas de la vida”.

Con una mano en el corazón les he contestado que coincido con que no se trata del momento más indicado y que habría sido fantástico si esta oportunidad se hubiera presentado hace 7 o 10 años. Pero no fue así y se está dando ahora. La pregunta es por qué lo que para un hombre sería una buena oportunidad, para mí es una decisión egoísta… Por qué una decisión que es apoyada en el caso de un hombre es criticada en el caso de una mujer. Por qué lo que para un hombre es un avance para mujer es el momento en que muestra su falta de compromiso con su familia.

Nunca había sentido tan vivamente el tema del doble estándar en el tema de género como ahora. Es más, me había sentido siempre “felizmente” al margen de estas discusiones, por la oportunidad de vivir en una sociedad como la danesa, donde la igualdad, en todo sentido, es altamente valorada y considerada. Pero al final del día, “a la hora de los quiubos” como decimos los chilenos, la equidad sigue siendo una tarea pendiente. Y más que nunca creo que es nuestra tarea seguir construyendo el camino para que las mini vikingas tengan otra experiencia, si en algún momento les toca vivir una situación similar.

Y por ahora los dejo aquí, mientras sueño en los beneficios de la flexibilidad laboral y la tecnología que me permitirán trabajar desde mi soleado Chile, cuando ya el invierno ha llegado al reino acortando y enfriando los días.

Imperdible: empieza la temporada de polo

Posted on: November 29th, 2016 by Caras

El Polo chileno ha conseguido importantes éxitos durante el último tiempo. A la larga lista de jugadores que han triunfado en el extranjero, se suma que el año pasado Chile ganó el Mundial de Polo y este año se quedó con la Copa de las Naciones, luego de ganarle a la selección Argentina en Palermo. Dos de los campeonatos más importantes de este deporte a nivel de selecciones y que ponen a nuestro país como una de las potencias de esta actividad.

Esto hace que la temporada 2016 se proyecte como una de las más entretenidas de los últimos años, donde contaremos con equipos de primer nivel, los mejores jugadores nacionales y algunas figuras del exterior.

El Club de Polo San Cristóbal abrirá sus puertas el 30 de noviembre para dar inicio al primer abierto de la temporada. Así, están todos invitados a presenciar de los mejores exponentes de este deporte de manera gratuita.

El primer campeonato de la Triple Corona es el Handicap del 30 de noviembre al 4 de diciembre. El sábado 3 y domingo 4 no puedes perderte la oportunidad de aprovechar el mejor panorama del fin de semana en el entretenido ambiente del Polo. La entrada general es por la calle Luis Carrera.

Dónde: Club de Polo San Cristóbal
Cuándo: A partir del 30 de noviembre
Cuánto: Entrada liberada

TeatroDesnudando a Francella

Posted on: November 29th, 2016 by Susana Parejas

Francella mira al otro actor. Sólo lo mira. Pero lo hace como lo sabe hacer. Abre grandes sus ojos. Celestes, clarísimos. Y la platea estalla en carcajadas. No se necesitaron palabras. Como si existiera un código compartido, ungido con la magia que otorga la popularidad.

“Hay mucha complicidad con la gente, con tantos años, me conocen los gestos, las pausas, los silencios, con una levantada de ojos ya me interpretaron”, asegura el actor argentino, que muy pronto llegará a Santiago para presentar Nuestras mujeres, la exitosa comedia francesa de Eric Assous y dirigida por Javier Daulte. Y lo hará —junto con sus compañeros de escena: Arturo Puig y Jorge Marrale— del 7 al 10 de diciembre en el Teatro Nescafé de las Artes.

La obra gira en torno a tres amigos: Tony, Max y Pedro, que tienen por rutina semanal cenar y jugar cartas. Pero una noche una noticia terrible hará que se cuestionen (y cómo) el sentido de la amistad, entre otras cosas.

Para quien no lo vio en sus personajes cómicos televisivos, con su hit Poné a Francella, y lo conozca por su actuación en los filmes El secreto de sus ojos o El clan, le sonará raro que Guillermo reciba el epíteto de ser “el capocómico argentino”. Un título que por decisión propia y dando un golpe de timón a sus 50 años, dejó a un poco al costado para buscar nuevas experiencias en la actuación. Hoy 10 años más tarde, sabe que no se equivocó.

Hay que bajar un piso para llegar al camarín, en las entrañas del teatro Metropolitan, sobre la Avenida Corrientes. No hay lujos, ni excentricidades. El clásico espejo de pared a pared. Un sillón. En un perchero cuelga un jeans, una remera negra, y un delantal de cocina. Las prendas que vestirán a Max; porque Guillermo en menos de una hora se convertirá en Max. Pero, sólo por un rato.

—¿Qué expectativas le genera este estreno teatral en Santiago?

—Tengo mucha ilusión porque nunca trabajé en Chile y las expectativas son plenas. Además, sabemos que la obra tiene un disparador que es universal. Es oriunda de Francia y fue un éxito descomunal, fue a España y también lo fue, aquí en Argentina igual.

nuestrasmujeresfrancella

—Hay varios debates que plantea la obra, los valores morales y por otro lado la honestidad (o hipocresía) de las relaciones. ¿Todo puede derrumbarse en una situación límite?

—Y depende. Están las hipocresías o los pocos códigos que hay en muchas personas, pero hay otras muchas que sí los tienen, que los mantienen a rajatabla. Hay personas que son muy integras, que no tienen dobleces. Pero, qué pasa en un momento límite. Uno cree conocerse tanto, y tal vez no se conoce tanto. Uno cree conocer al amigo de toda la vida y no lo conoce tanto en una situación extrema. Y la obra habla de esto, de la incondicionalidad de los amigos, pero también de la miseria de ellos, de las cosas que ocurren, de qué puede pasar, querés ser cómplice de algo que está ocurriendo, o no querés serlo.

—Su vida es la antítesis de su personaje. Lleva 27 años de casado y siempre mantuvo la privacidad en ese terreno. ¿Le cuesta más ahora, cuando hay tanta exposición a través de las redes?

—No comulgo en lo más mínimo con la exposición en las redes, sé que es el avance, sé que es lo que viene, lo que hay, y que todo pasa por las redes, que Instagram, que Facebook, que Twitter. Pero no me gusta desnudarme ante nadie —y no hablo de ropa sino de privacidad—. Si estuve en algún lado lo quiero compartir con mis amigos, o con mi familia, ahora que se enteren los demás, no. Estas cosas que ponen en las redes, “hoy comí lentejas”, pero, qué me importa; u “hoy hago tal cosa”, o “voy a tal lado”. Si es para trabajar, para difundir algo, sí, me parece que es un medio muy útil. Si es para contar lo que hacés, no me gusta, no lo puedo compartir.

—Este año, grabó junto a su hijo un corto para una marca de ropa que intenta despertar conciencia sobre el uso de tecnología en la sociedad actual…

—Sí, se llama Conexión real y habla de que todos estamos mirando para abajo, mirando los celulares, que no nos conectamos, que no nos miramos a los ojos. No es que reniegue del avance de la tecnología, lo que me parece importante es el uso responsable de la tecnología. En eso soy un defensor a ultranza —aunque yo también, a veces, miro para abajo— creo que tenemos que volver a mirarnos a los ojos y recuperar esos momentos de charla cara a cara.

—A los 50, decidió desmarcarse del humor y del personaje Francella, ¿hoy a los 61, siente que la profesión le dio revancha?

—Lleva diez años este cambio, hace rato que buscaba contenidos nuevos, tenía una madurez en mi vida y quería tener una madurez actoral. Y estoy muy feliz, estoy viviendo un momento pleno de mi profesión. Me tocan contenidos heterogéneos, diferentes directores, propuestas de drama, comedia, suspenso. Me gusta como actor, yo me podía haber quedado en la cómoda haciendo lo que tenía que me iba fantástico pero quise ver qué me pasaba con otras propuestas. Pero, esto no significa renegar de la comedia, la amo locamente, creo que es uno de los géneros más difíciles. Es algo realmente difícil generar una carcajada, el humor desde la sutileza, con la austeridad, con la economía. Está el chiste de la torta en la cara, o del tropezón y caída, que es otra risa, la del trazo grueso. Pero el humor de situación, que no es solamente el que dice la broma sino el que la recibe, me parece que es algo realmente inteligente, y es muy difícil de transitar.

—Sus dos hijos, Nicolás y Johanna, eligieron también ser actores. ¿Los alentó a hacerlo?

—Les dije que era una profesión especial, que no es sencillo poder vivir de la misma, no sólo desde lo económico. Nunca tenés asegurada la continuidad, a veces hay más momentos ociosos que de trabajo, y hay que ver cómo se maneja el ocio. Las pausas, los paréntesis tan gigantescos que se producen, cómo se puede convertir ese ocio creativo, que no es sólo estudiando. Se los advertí, pero ellos igual siguieron (se ríe).

—Verán la pasión que usted tiene por su profesión…

—Sí, sí, yo amo mucho esto y ellos también. En eso nos parecemos.

Especial Navidad: Guía de regalos

Posted on: November 29th, 2016 by Caras