Caras

Archive for December, 2015

Black Mirror: Escalofrío a la carta

Posted on: December 31st, 2015 by Ana Josefa Silva

El espejo negro es aquél en que nos miramos cuando apagamos las pantallas, cualquiera de las que de un tiempo a esta parte se han convertido en una extensión de nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestra siquis: las del celular, el computador, el iPad, el televisor.

“Black Mirror” es el mejor título que pudo darle su autor, Charlie Brooker, a su premiada creación, una serie británica que, para ser exactos, tampoco es tal.
Como bien lo saben sus numerosos fans, los capítulos de sus dos temporadas disponibles en Netflix no tienen ni una historia, ni personajes, ni escenarios comunes.
Es decir, BM es un conjunto de mediometrajes -los episodios duran unos 50 minutos- que sólo tienen en común un concepto: nuestra adictiva relación con la tecnología del siglo XXI que ha llevado nuestro voyerismo a su máxima expresión, mientras nos mantenemos hiper comunicados, a la vez que generando y recibiendo caóticamente “contenidos” de toda índole y categoría, empoderados, individualistas y arrasada nuestra capacidad de compasión.

El primero de sus “capítulos”, “El Himno nacional”, muestra a un Primer Ministro puesto en una situación compleja (para decirlo suavemente), en el Londres del siglo XXI: la joven y querida princesa Susannah ha sido secuestrada, su captor se ha comunicado con el Gobierno a través de un video (solo que lo ha difundido ya por YouTube) exigiendo un singular rescate. Se trata de un acto que el jefe de gobierno debe grabar para ser difundido urbi et orbi y en directo, una humillación personal que bordea el grotesco. Uno que se solapa en la aséptica tecnología.

La velocidad y precisión coreográfica con que se va desgranando la narración y se mueven los personajes es una lección de cine. Y por muy repugnante que a uno le parezca lo que exige el secuestrador nada supera el alto nivel de expectación y sorpresa con que nos mantiene el buen manejo del compás narrativo por parte de director y guionistas.
Más que este, hay otros episodios que rozan (apenas) la ciencia-ficción -como en su momento lo hicieran “Los Vengadores” o “Dr Who”- porque, más que nunca ahora, sabemos que aquél recurso tecnológico del que se vale el relato no es tan tirado de las mechas; que es perfectamente posible que ya se esté experimentando y no lo sepamos o, de todas maneras, estará disponible en unos meses más. Como en “La naranja mecánica” (Kubrik) o la reciente “Ex-Machina” (Alex Garland).
En este escalofrío emocional a la carta, hay otros episodios profundamente pesadillescos.

Socio ficción es lo que hacen Brooker y su equipo de guionistas y directores -que echan mano a una pléyade de excelentes actores, ya sea en los roles protagónicos, secundarios e incluso extras- que escarban en el efecto profundamente deshumanizador que han traído, como efecto colateral (caballo de Troya y caja de Pandora a la vez), los maravillosos avances comunicacionales, tecnológicos y de todo índole que hemos recibido democráticamente a través del mundo online y las pantallas en general.
Con “Truman show”, Peter Weir nos hizo asomarnos a esa peste que ahora es moneda corriente -el reality show- que, asumámoslo, ha teñido cualquier programación en vivo y que apela directo a nuestro ancestral voyerismo, potenciado exponencialmente con las redes sociales, que añaden a ello perversiones “soft”, como el bullying y la carnicería social online.

Nada nuevo bajo el sol: desde el circo romano, pasando por la horca, la guillotina y y la decapitación -según época y lugar-, espectáculos realizados en grandes anfiteatros o en la plaza pública repleta de una plebe esperando el show. Igual que hacemos ahora desde twitter, facebook, Instagram y/o mirando el televisor.
Inquietante y también chocante, “Black Mirror” expande cualquier límite creativo que pudiésemos imaginar, una y otra vez. Y si es genial aquello que relata, su observación crítica es igualmente aguda, mientras que su puesta en escena tiene el nervio preciso y vibrante de una pieza narrativa de excelente factura.
Eso sí, y tómelo como advertencia, es un trago fuerte, muy fuerte, y a veces también amargo.
Inquietante e inclasificable.

Dónde: 2 temporadas disponibles en Netflix.

Backstage Carola de Moras

Posted on: December 30th, 2015 by Caras

2016 ¿Qué traes? ¡Muero de curiosidad!

Posted on: December 30th, 2015 by Tatiana Ramírez

Aquí estamos. Las lentejas y las uvas ya están compradas, lo mismo que una buena botella de champagne, el bacalao que se come aquí en Dinamarca para la Noche Vieja y el pastel de anillos de mazapán (kransekage)… ¡2016 puedes llegar!

Mientras escribo este blog escucho los fuegos artificiales que iluminan y suenan en el cielo danés con toda legalidad desde el 27 de diciembre al 1 de enero… y si consideran que a eso de las 3 y media de la tarde ya está razonablemente oscuro, créanme que son unas largas tardes con el cielo iluminado.

En qué estamos. Despidiendo el 2015 y dando la bienvenida al 2016, el año del Mono, “MI” año en el horóscopo chino. Qué más puedo decir: estoy tan entusiasmada como preocupada; ya les cuento por qué.

El 31 a las 18:00 estaremos sentados esperando el discurso de S.M. la Reina Margarita, como tantas otras familias del reino. La reina suele hacer una evaluación del año que pasó y poner en perspectiva los desafíos que se vienen. Cuando yo hago eso, pienso que será un año provocador: estaré un año sola con las mini-vikingas, en el país al que me vine por amor al vikingo… ¡pero el vikingo se va en un mes más a Afganistán! Estoy segura que vivir Dinamarca de esta manera será diferente.

Nuestra hija mayor termina en el verano la educación básica y debe elegir una institución secundaria que se ajuste a sus planes futuro. Y hay alrededor de cuatro ó cinco alternativas educacionales, que deberé conocer para prepararme ante la inminencia de las preguntas de una adolescente en búsqueda.

Cada año nuevo me deja también con cierto recogimiento en el corazón pensando en la salud –no siempre a tope- de mis padres que ya pasaron las ocho décadas y por quienes agradecemos a Dios cada día de vida. Siento que me preparo cada vez más para salir corriendo. El problema es que ese “salir corriendo” significa, por lo bajo, sobre 20 horas de vuelo, lo que no deja de ser.

Pero me gusta ver todo esto como desafíos, oportunidades, un nuevo comienzo que me da la posibilidad de ponerme algunos propósitos –con el firme afán de cumplirlos- para seguir adelante, porque el mundo no se acaba mañana, solo comienza otro capítulo ¡más emocionante que el anterior!

He aprendido con los años que cada vez que hago planes muy detallados, la vida me da sorpresas en la siguiente esquina y el desafío es adaptarse o morir. Así que este año no voy a escribir propósitos, pero tengo un plan que tomé de un post que una amiga compartió en Facebook: Voy a tener un frasco vacío y cada vez que pase algo positivo o que tenga un significado especial para mí lo voy a escribir en un papel que luego voy a doblar y poner en el frasco, así hasta el 31 de diciembre del 2016. Ese día voy a abrir mi frasco para repasar mi año y recordar lo que hice, agradecer lo que sucedió y probablemente sorprenderme de mí misma.

¡Salud, dinero, amor! Es lo que quisiera que traiga a raudales el nuevo año y lo que les deseo desde este norte europeo con un fuerte abrazo.

Nos vemos el próximo año ;)

Gana tickets para Los 8 más odiados (Concurso CERRADO)

Posted on: December 30th, 2015 by Caras

Este western protagonizado por Samuel L. Jackson, filmado en 70 mm y musicalizado con Ennio Morricone, ha sido señalado como uno de los grandes aciertos cinematográficos en la carrera de Taratino.

La cinta de tres horas, se centra aproximádamente 6 años después de la Guerra Civil estadounidense, un grupo de ocho personas se ven obligados a refugiarse en Wyoming a causa de una tormenta de nieve. Ahí se darán cuenta que tal vez no lleguen a su destino a causa de alguna traición.

Los8mas

Con un elenco de lujo que incluye a Kurt Russell, Jennifer Jason Leigh, Walton Googins, además dl legendario Samuel L. Jackson, Los 8 más odiados se transforma en una de las películas más esperadas de este verano 2016.

¿Cómo ganar una de las 5 entradas dobles para ir a verla? Debes responder en un máximo de 3 líneas, por qué no te perderías este nuevo trabajo de Tarantino. Las respuestas más creativas según el equipo digital de CARAS, se quedarán con 1 ticket doble.

*Cierre del concurso: Miércoles 6 de enero. Los nombres de los ganadores serán publicados en este post.

FELICITACIONES A LOS GANADORES: Sebastián Arraño, L.A. Fuentes, Leandro Vera Orellana, Cyntia Loreto Guzmán y Tomás Cabrera. Deben enviar todos sus datos a caraschileonline@gmail.com

El azúcar de Jesús

Posted on: December 29th, 2015 by Alfredo Lopez

Desde los tiempos del rey David que el dátil era la fuerza del desierto, un fruto pequeño como un níspero y con una concentración de azúcar que supera a la caña y la remolacha. Un regalo divino para todos. Desde las tierras del Magreb, ‘donde se pone el sol’ en el norte de África, hasta los áridos pasajes del antiguo Imperio Persa.

Por su forma y color similar a la de una piel tostada, recibe su nombre del griego dáktilos (o ‘dedos’ en nuestra lengua). Junto a pescados cocinados con perfume de laurel y sopas de berenjena, eran la dieta de la familia de Jesús, el dulce con lo que se premiaba a los niños y se daba por terminada una comida. Deshidratados naturalmente como si fuera un higo seco, aumentaban su abolengo rellenos con pistachos, almendras y sésamo. Paula Benavente, que compone una trilogía viajera junto a Damien Mercier y Claudio Licci, no olvida cuando los conoció siendo una niña mientras su padre estaba en misión diplomática en Marruecos.

Chocolates-1

“Íbamos a las medinas, un lugar peligroso. De ahí que, de forma inconsciente, no me convencían del todo”. Cuando probaron con la receta del relleno con harina de almendra, pasta de pistacho y luego un reposo de 24 horas en almíbar, cambió su percepción. “Ahora los amo”. Cerca del cristianismo y también del mundo árabe, lo cierto es que un bombón de reconciliaciones, el verdadero y más absoluto de los sabores de Navidad. Nada menos que el caramelo de un niño Jesús que aprendía a dar sus primeros pasos.