Caras

Archive for May, 2015

Una vez más: Vino es bandera de cultura, trabajo y patrimonio.

Posted on: May 28th, 2015 by Ricardo Grellet

Hace poco leía los informes previos de cierre de año fiscal (junio), donde me concentraba en el movimiento que tienen las bebidas alcohólicas de alta graduación en Chile. Debo decir que tengo un interés especial en cuanto a esto, luego de la publicación en el diario La Tercera del 13 de mayo, donde se menciona casi con espanto que los chilenos consumimos 7,9 litros de alcohol al año.

Vuelvo a reiterar: no me preocupa ni considero alarmante el consumo de 7,9 litros de alcohol al año. Lo que preocupa es la estacionalidad en el consumo, centrándola en los fines de semana, donde más que beber para distraerse se “ataca” al cuerpo humano hasta hacerle perder la conciencia.

El ejemplo es claro y los informes no dejan mucho espacio a dudas: en cada categoría se está mejorando en cuanto a que suben lentamente el consumo en litros, pero se aumenta notablemente el gasto por persona.

El bebedor educado y con conocimientos avanzados, en cualquier categoría de bebidas alcohólicas, es quien ha probado mucho y considera como normal el consumo de alcohol en todas sus comidas, pero durante todos los días de la semana, sin importar si es o no fin de semana.

Curioso, pero generalmente el que bebe educadamente todos los días no se hace pedazos el fin de semana, ya que no es una “ocasión especial para beber”, sino que es un hábito que se mantiene y evita la euforia del que consume bebidas de fantasía de lunes a jueves.

Hay senadores que desean colocar advertencias en las etiquetas, demonizando el consumo en almuerzos y que insisten en ensañarse con el vino diciendo que es sinónimo de ausentismo laboral y alcoholismo, pero yo les digo: ¿no será mejor educar a los jóvenes y adultos a tener cultura etílica antes que prohibir con bombos y platillos?

Para muestra un botón: la industria del vino produce más de 100 mil empleos directos en Chile, exporta US$1.900 millones al año y es un negocio que en el mercado local genera ventas por US$500 millones.

Nos alarmamos con una columna donde dice que somos los que más alcohol consumimos, pero ¿indagamos realmente en lo que no sale escrito en la noticia?. La industria de las bebidas alcohólicas en Chile permite que miles de familias puedan encontrar sustento, produce grandes ingresos por turismo anualmente con 500 millones de visitas en 73 viñas en distintos valles de Chile al año, y eso que ni siquiera hemos comenzado a hablar de la industria ligada a alimentos y hotelería.

Después del párrafo anterior, yo preferiría decir: hagamos mejor las cosas enseñando a los consumidores a que beban mejor, defendamos a una industria que es saludable pero que presenta signos de vulnerabilidad y hagamos del vino una bandera sinónimo de cultura, tradición y patrimonio, eso antes de asustar o demonizar, responsabilizando al consumo de bebidas alcohólicas como responsable de la “pérdida de vida humana y las más de 90 patologías asociadas”.

Me quedo con las cifras en aporte de trabajo, exportaciones, mercado nacional y gran embajador de Chile en el mundo entero, no en vano en el año 2013 1.800 millones de personas vieron una botella de vino con la frase “Wines of Chile” en su etiqueta.

Me gusta el vino, ¿y a usted?.

El fantasma de Cobain

Posted on: May 28th, 2015 by Marisol Garcia

Son decenas los documentales biográficos que cada año nutren el archivismo musical, e incontables las publicaciones que consiguen mantener la rentabilidad de músicos famosos décadas después de su muerte. No hay por eso nada excepcional en volver a tener hoy a Kurt Cobain en la pauta de los medios, por una y otra causa: Montage of heck se estrenó en abril en cines de Estados Unidos e Inglaterra (estará en cinco ciudades de nuestro país a fines de este mes) con el más detallado reporte sobre la vida del líder de Nirvana llevado hasta ahora a la pantalla grande; y a mediados de año debiese estar a la venta un disco con grabaciones suyas no profesionales que hasta ahora casi nadie conocía. Son novedades valiosas pero esperables: vendrán con los años más investigaciones biográficas, más fotos desconocidas y más discos con sobras, porque así es cómo el mercado compensa la frustración que nos produce recordar a un talento truncado en plenitud de condiciones.

La pregunta no es tanto por qué Kurt Cobain sigue interesándonos sino cómo se hace para entender mejor la creatividad expresiva de un chico al que le bastaron veintisiete años de vida para reorientar el curso de la canción popular (a quien crea que su influjo es sólo rockero, que recuerde que hasta el brasileño Caetano Veloso nombra a Nirvana como una influencia en su música). Las grabaciones legadas por Cobain y su banda son de una total vigencia, y su brillo como autor e intérprete está ahí, intacto.

Montage of heck ha tenido críticas muy dispares. Incluso una cinta extensa, tiene que dejar fuera hitos y voces relevantes. En este caso, la ausencia de Dave Grohl es sospechosa, así como la doble presencia de Courtney Love en calidad de arte y de parte para la reconstrucción biográfica sobre un hombre al que acompañó sólo en los tres últimos años de su vida. La detención del filme en esa convivencia matrimonial apurada por la fama, el narcisismo y las drogas se hace a ratos incómoda, pero no alcanza a agriar el valioso material de archivo familiar que sostiene la primera mitad. Kurt Cobain es un ejemplo de manual para el adolescente conflictuado que encuentra en la música un refugio, y que consigue establecer con la composición de canciones una dinámica de total compromiso.

Hay negocio y hay ansia de polémica en la recirculación de su nombre por estos días, pero también claves innegables para comprender su talento. Mejor nos acostumbramos a que los grandes creadores son mujeres y hombres de revelaciones póstumas.

“Fargo”, lo mejor del humor negro, ahora en serie

Posted on: May 28th, 2015 by Ana Josefa Silva

Un pueblo perdido y olvidable, Bemidji, Minnesota (algo así como en medio de la nada), tapado por la nieve, rodeado por la inmensidad de lagos y bosques congelados, alberga en sus casas y poquitas calles a un puñado de personas y familias que se conocen desde la escuela.

Allí está el pusilánime de Lester Nygaard (Martin Freeman), vendedor de seguros, casado con una mujer majadera y menos atractiva que un poste de luz y que no deja de machacarle lo bien que le va a su hermano y lo “loser” que es él. Lester aún es víctima del bullying del matón del colegio, Sam Hess, ahora acompañado por sus dos subnormales hijos.

Hasta que acierta a pasar por allí Lorne Malvo (Billy Bob Thornton, magistral), un asesino a sueldo que en realidad ha venido a tirar un cadáver.

El encuentro de Malvo y Lester en la sala de espera del hospital gatilla una historia que se alimenta del desparpajo de uno y la infinita torpeza del otro, esta última, sólo comparable a la del jefe de policía de Bemidji.
Molly, una oficial regordeta, buena persona, pero nada de lesa, parece ser el único ser humano cuerdo de todo el abanico de insólitos personajes.

Lo magnífico de esta serie es que reconstruye la atmósfera, el estilo y el descabellado mundillo de la película del mismo nombre, dando vida, sin embargo, a otro relato, tan brillante como su símil.

Los hechos (y crímenes, sobre todo) se suceden de manera tan vertiginosa que nada es lo mismo entre el capítulo 1 y el 10, que cierra esta primera temporada.

Entre las genialidades de los hermanos Coen, “Fargo” (1996, dos Oscar, disponible en Netflix) es de esas películas que uno termina citando una y otra vez, recordando con deleite escenas y personajes, como la insuperable Frances McDormand, con acento del EE.UU. profundo, embarazada y forrada en su uniforme de policía sobre la nieve de Minneapolis, Minnesota, examinando un cadáver café en mano, con voz cansina y relajada.

¿Quién osó, entonces, transformar esta sagrada obra en una serie de TV? En rigor, los mismos hermanos Coen, que, como productores ejecutivos, participan de la creación de Noah Hawley. Si usted es de los que amó “Fargo”, la película, amará “Fargo”, la serie, y podrá jugar a hacer la correspondencia entre los personajes de una y otra.

Reparto: Billy Bob Thornton, Martin Freeman, Colin Hanks, Allison Tolman, Bob Odenkirk (“Breaking Bad”, “Better call Saul”).
Realizador: Noah Hawley.
Estrenada en EE.UU. en FX en abril de 2014.
En Fílmico: Paseo Las Palmas (Providencia/Lyon), local 018.

Russell Crowe toma el control

Posted on: May 28th, 2015 by Caras

Muchos especulan de su comportamiento, pero lo cierto es que hoy poco y nada se sabe de sus antiguas polémicas. Reconocido como el amante de Meg Ryan durante el segundo milenio —y por algunos escándalos, como declarar que la BBC lo censuró cuando recibió el Bafta como mejor actor en 2002 o haber agredido a un conserje de un hotel— pero sin duda, digno de fama mundial por su participación en diferentes filmes como L.A. Confidential (1997), Una mente maravillosa (2001) y Cinderella man (2005). Desde comedias románticas del estilo Un buen año (2012) hasta musicales como Los miserables (2012), el ganador del Oscar por interpretar a Máximo Décimo en Gladiador (2000), Russell Crowe busca acariciar nuevamente la gloria a sus 51 años y no sólo como actor, sino bajo la dirección de su nueva apuesta rodada entre Estambul y Australia, en una adaptación del libro de Andrew Anastasios y Andrew Knight sobre la batalla de Galípoli en la Primera Guerra Mundial en El maestro del agua, que se estrenará el 4 de junio en nuestro país.

Nacido en Wellington, capital de Nueva Zelanda, pero criado desde los cuatro años en Australia, Crowe siempre estuvo ligado al mundo de las cámaras. Sus padres fueron los encargados de entregar el catering en distintos rodajes cinematográficos y desde los seis años ya dirigía algunas obras de su colegio en Sydney. Sin embargo, su familia no tenia ingresos suficientes para mantenerse y Russell no terminó sus estudios. Durante su juventud, probó suerte como actor callejero hasta conseguir un lugar en la televisión y el cine australiano hasta que finalmente logró rozar las estrellas de Hollywood en Virtuosity, en 1995. Se casó y luego divorció de la actriz y cantante australiana Danielle Spencer, con quien tuvo a Charles y Tennyson Spencer, de 8 y 11 años y a quienes declara su máxima fuente de inspiración para interpretar al protagonista de esta cinta, un granjero australiano que busca encontrar a sus tres hijos perdidos durante la guerra. “Una vez que eres papá todo lo que haces se trata de eso. Lees algún papel como este, de un padre con tres niños que murieron en una batalla y claro que sientes una gran empatía”.

Wp-russel-crowe-rostro-450

—¿Cree que es difícil ser buen padre?

—No. Una vez que sucede es lo más importante que te pasa en la vida. Algunas veces me complica tener que viajar tanto, pero siempre estoy hablando con ellos. Apenas estoy dos minutos con ellos, veo como me responden y me doy cuenta de que nada ha cambiado. Charles y Tennyson saben siempre donde estoy y que es por trabajo. Saben cuánto los ama su padre. No se trata de un trabajo para algún papel, sino del mayor privilegio que tengo y para lo que me esfuerzo, llegar a casa y pasar tiempo juntos.

Pero como su regreso a la pantalla no podía no provocar más ruido que el de un estreno —y a pesar de que la película haya ganado tres premios AACTA (los Oscar australianos)— fue la gran ausente de la temporada de premios en Los Angeles.

—Su película ha recibido muy buenas críticas. ¿Dónde estaba en los Oscar?

—Viendo a mi equipo jugar fútbol. Ganamos, así que tomamos una buena decisión.

—¿Qué lo llevó a tomar la dirección de El maestro del agua ?

—He estado en este negocio desde los seis años. Conozco la naturaleza del cine. Es el lenguaje que hablo. Solía trabajar sólo con directores que eran mayores que yo, pero algo pasó y de repente me encontré en el backstage trabajando con directores más jóvenes. Eso te indica que llevas tiempo en esto. No puedo decir que estaba buscando esta película. Simplemente se me acercó y me encontró, y eso es lo que hace que sea aún mejor.

—¿Cómo manejó su doble rol de protagonista y director?

—No fue difícil, todo lo contrario. Toda mi experiencia y cómo he trabajado mi carrera, siempre pendiente de cómo me veo, cómo graban, hace que se me haga más fácil dar el salto y dirigir todo yo. Sin duda, los días se hacen largos y sientes que todo tu esfuerzo se va durante la jornada. Pero lo disfruté muchísimo, ahora pienso: ¿qué haré mañana? Ya no tengo que ir al set y maquillarme. Es una gran responsabilidad ser director. Los colores, las texturas y hasta cómo se mueve la cámara son las grandes decisiones y me acomoda estar de ese lado también ahora.

—Algunas escenas de El maestro del agua son bastante fuertes…

—Cuando uno está filmando una historia como esta, parte de la responsabilidad es mostrar la diferencia entre la glorificación de un momento y la realidad. No es sólo ir a las trincheras, grabar y que alguien muera. Las personas quedan tiradas desangrándose durante seis o siete horas. La cantidad de gente que se me ha acercado después de ver la película y que me dice: “No pensaba que fuera así”, hace que mi conciencia esté tranquila.

—Después de crear relatos tan al límite, ¿vive más consciente de sus propios actos?

—No lo sé. Todo el mundo tiene malos momentos en su vida. Pero alguien como yo tiene que cargar con eso para siempre. Hace un tiempo, alguien me empezó a hablar de algo que había hecho diez años atrás y me dijo: “no has estado loco el último tiempo”, pero fue un simple error del pasado. Sin embargo, la gente me habla de esas cosas como si fuera mi presente. Es ridículo. He cambiado en muchos sentidos, ahora entiendo todo lo que significa mi experiencia. Es muy agradable estar en este momento de mi vida, donde puedo contestar a las dudas que les surgen a otros. No sé si he madurado o no, soy apasionado por todo lo que hago. Probablemente, eso es lo que me trajo tantos problemas en el pasado. Amo profundamente mi trabajo. Algunos podrán creer que me tomo las cosas muy en serio, pero no, simplemente me fascina dedicarme a mi trabajo. Solía pensar que ser actor era el mejor trabajo del mundo, sin embargo ahora me encuentro en este lugar impar. Hay muchísimo en juego en esta película. Si no funciona comercialmente, no será fácil para mí volver a dirigir. Si no puedo volver a hacerlo, estaré en un limbo entre lo que tengo que hacer para alimentar a mi familia y lo que realmente quiero hacer. He invertido tres años de mi vida en esta extraña forma de comprar mi libertad.

—Si tuviera la oportunidad, ¿qué le aconsejaría a un joven Russell Crowe?

–Haz lo que estás haciendo ahora. Sigue haciéndolo. Ama lo que estás haciendo. Amalo profundamente y estarás bien.

Tommy Hilfiger celebra su aniversario N°30

Posted on: May 27th, 2015 by Caras

Con motivo del aniversario, también se celebró la apertura de la tienda Tommy Hilfiger más grande de China en el centro de compras In88. Por primera vez en el país, la nueva ubicación de dos pisos presentará Hilfiger Collection, el pináculo de los diseños de la marca Tommy Hilfiger.

“Al celebrar este aniversario hito yo reflexiono sobre mi carrera, me acuerdo del viaje increíble que hemos tenido en los últimos 30 años. Desde mi primera colección en 1985 a nuestro desfile en Beijing, he sido muy afortunado de estar rodeado de amigos y socios de negocios que me han apoyado e inspirado a través de los años”, señaló el fundador de la marca.

Los invitados incluyeron a la pareja de moda Olivia Palermo y Johannes Huebl; Olivia llevó un vestido manga larga crepe en tono borgoña y azul de Otoño 2015 Hilfiger Collection, y Johannes llevó un traje ajustado de la colección Tommy Hilfiger Tailored.

Las celebridades chinas que asistieron incluyeron a las supermodelos Liu Wen y Shu Pei Qin; Liu llevó un vestido estampado de seda de Otoño 2015 Hilfiger Collection y Shu Pei llevó un vestido de gamuza y seda de Otoño 2015 Hilfiger Collection.

wp-tommy-450
Tommy Hilfiger y Liu Wen