Caras

Archive for November, 2012

Agenda este nuevo año

Posted on: November 30th, 2012 by Celine Mahou

Las mujeres que viven organizadas en torno al hogar y el trabajo tienen una compañera perfecta en la agenda Más Mujer, ésta cuenta con gastos mensuales, disco de embarazo, datos prácticos de belleza y de salud, calendario de vacunas, calendario de la mujer, planificación mensual, entre otros.

Ideal para aquellas mujeres que desean consejos útiles para el diario vivir. Otras opciones, también favoritas de muchas, se mantienen y renuevan, como Tornasol, Happy House y My Melody.

Los precios varían entre los $2.490 y los $5.990; y están disponibles en supermercados y librerías a lo largo del país.

Un viaje Hightech

Posted on: November 30th, 2012 by Franco Fasola

TOKIO Japón / @stark

José Ignacio Stark: Consultor tecnológico. Desde los siete años que transmite sobre computadores, programas y aplicaciones. Escribe sobre estos
temas en Las Ultimas Noticias, Revista In y es panelista del programa #demasiadotarde, de Nicolás Copano.

“Pronto parto a Japón para visitar Tokio y uno de sus barrios más espectaculares: Akihabara”, cuenta José Ignacio Stark sobre el lugar también conocido como Akiba o Akihabara Electric Town, una zona ubicada a menos de cinco minutos en tren desde la estación de Tokio en el distrito de Chiyoda, famosa por ser la meca para la cultura otaku y geek en la isla. “Dentro del país más avanzado en materia tecnológica, Akihabara es el paraíso en la tierra. Tiene centros comerciales, todos los gagdets que se pueden imaginar, robots… Hace 70 años que le llaman la ciudad eléctrica, porque allí se vendían los primeros televisores. Es un lugar que tecnológicamente lo tiene todo en cuanto a cultura pop, allí se reúnen los mejores cosplayers (jóvenes que se disfrazan de personajes del cine o de manga). Para que la gente entienda, Akihabara es la versión gigante de nuestro Eurocentro. Incluso hay tiendas de antigüedades electrónicas o de transistores. Mi viaje incluye pasar por Yodobashi, el mall más grande del mundo en cuanto a articulos tecnológicos. Aunque Akihabara es típicamente oriental y lo mejor es regatear en las tiendas de los callejones, donde hay cámaras, juegos y un largo etcétera. Aparte, te hacen un cinco por ciento de descuento si muestras el pasaporte”.

DOHA Qatar /@andreaobaid

Andrea Obaid: Directora y socia fundadora de Neurona Group (creadora de la campaña de educación ambiental Salva la Tierra), conductora y editora del programa Tecnociencia en el Canal 13C y  Máster en Comunicación Científica, Médica y Medioambiental.

De las ciudades que he visitado hay dos que considero destinos tecnológicos y ‘verdes’ que no pueden faltar en la bitácora de viajes. El primero es Doha, la capital de Qatar, una península en el golfo Pérsico que limita con Arabia Saudita. Es como la hermana chica de Dubai, en Emiratos Arabes, donde se imponen los rascacielos llenos de espejos y luces emplazados en West Bay. La mayoría de sus edificios son smart buildings que cuidan el medio ambiente. Ascensores rápidos que alimentan con energía a estas construcciones, sistema de climatización, instalaciones para reducción de consumo de agua y electricidad. Pero lo interesante y a su vez, contradictorio, es que al otro lado de la capital se encuentran las mezquitas, el desierto y el mercado Souq Waqif, donde mujeres y hombres con túnicas venden miles de especias, esencias de perfumes, animales y telas, donde pareciera que el tiempo retrocediera siglos. Doha también es un lugar que alberga la Ciudad de la Educación, donde la ciencia y la tecnología son los pilares fundamentales y hay grandes avances en áreas como la medicina robótica y la telemedicina. La otra urbe es Munich, en Alemania. Si bien está en un gran porcentaje restaurada después de la guerra, conserva su arquitectura original. Lo interesante es el nivel de desarrollo que tiene en todos los ámbitos. Cerca del 65 por ciento de los ciudadanos tiene acceso a banda ancha para navegar por internet. Además cuenta con un funcionamiento impecable de todos los servicios básicos, se suma una lograda preservación del medio ambiente que implica el cuidado del agua potable, la optimización de la luz solar y la utilización de materiales biodegradables. La mayoría de la gente anda en bicicleta o tiene un auto eléctrico y el transporte público es altamente eficiente”.

TORONTO Canadá / @aalaluf

Alejandro Alaluf: Periodista, profesor de videojuegos de la PUC, director de Alaluf Matamoros & Necochea, presentador en Radio Sonar y columnista en revista Qué Pasa.

“Más allá de los destinos eminentemente geeks como Silicon Valley, en mi caso la ciudad urbanamente más tecnologizada que conozco es Toronto, principalmente por el nivel de automatización que hay en general, desde el transporte público, la señalética en las calles y un montón de detalles que te hacen sentir que estás en una urbe que está tecnológicamente más avanzada que cualquier otra del mundo. Como Toronto es extremadamente fría en invierno, tienen todo un sistema de galerías subterráneas donde se pueden encontrar accesos a mall, oficinas, restoranes, universidades, clínicas. Eso demuestra que ellos buscan que sus habitantes eviten el frío y lo hacen aprovechando todos los recursos, a través de túneles, ventilación, etc.
Cuando digo que es un sitio tecnologizado, tiene que ver con lo urbano, más que ser el lugar donde están todos los tipos de celulares o la última chupada del mate. En eso Japón siempre va a ganar. Tokio tiene que ser la urbe más geek por defecto, pero yo no he ido, sí recomendaría Toronto porque reúne lo mejor de Estados Unidos, en cuanto a lo cultural, su oferta turística, gastronómica pero aparte tiene un cuento de ciudad high tech. Un ejemplo es la CN Tower (Torre Nacional de Canadá, la más alta del mundo hasta 2010, con 553 metros) que es como nuestra torre Entel. En términos turístico-urbanos, me quedo con Toronto”.

Envíe su opinión sobre este artículo a actualidadcaras@televisa.cl

Banksy: el artista desconocido

Posted on: November 29th, 2012 by Miryam Audiffred

Considerado uno de los cien personajes más influyentes del mundo, la figura de este grafitero es un misterio. Nadie conoce su nombre ni su rostro, pero sus obras han transformado el arte contemporáneo.

Una mañana de mediados de octubre de 2003, un hombre de barba, abrigo y sombrero blanco pasó frente a los guardias de seguridad de la famosa galería Tate Britain, en Londres, y se dirigió a la sala siete con una gran bolsa de papel en la mano. Con sigilo caminó hacia uno de los muros del salón y ahí, entre un paisaje al óleo realizado en el siglo 18 y el marco de acceso a la siguiente sala, sacó de la bolsa un cuadro de su autoría y lo pegó en la pared. Después desapareció.
La hazaña la difundió en internet y meses más tarde la repitió en el Museo Louvre de París y en los museos Metropolitano y de Arte Moderno de Nueva York y así, dejando sus obras entre las colecciones más prestigiosas del mundo, dio vida a su propia leyenda: la leyenda de Banksy.
La identidad del artista es un misterio. Nadie sabe su nombre real ni ha visto su rostro. Sin embargo, en 2010 la revista Time lo incluyó en la lista de los 100 personajes más influyentes del planeta, al lado de Barack Obama, Steve Jobs y Lady Gaga. Y su perfil fue ilustrado con una fotografía que muestra un hombre con una bolsa de papel en la cabeza. Se dice que fue el propio artista quien mandó esa imagen cuando la revista pidió su retrato.

Pero Banksy no apareció en el listado de Time sólo por desafiar a las instituciones culturales sino por el papel que ha jugado en el territorio del arte urbano.
Su fama, nos explica el investigador Will Ellsworth-Jones, se debe a que ha logrado “legitimar” el grafiti y las creaciones callejeras.
—Gracias a Banksy el arte urbano y de la calle ha sido incluido en museos y subastas de arte, donde las piezas llegan a venderse por cientos de miles de dólares —dice.
Quien habla con nosotros es el autor del libro The Man Behind the Wall, la biografía no autorizada del artista y también el único que ha seguido su carrera desde que en los noventa comenzó a grafitear.
A decir del escritor, no fue nada fácil seguir la huella de este escurridizo creador. Banksy, por supuesto, se negó a ser entrevistado. Lo mismo sucedió con algunas de las personas que lo conocen o que han trabajado con él en las calles de Inglaterra.
Aun así, el investigador se sumergió en el mundo del grafiti y decidió unir las piezas del rompecabezas hasta mostrar, en lo posible, la historia de este artista que ha ideado imágenes llenas de crítica social e ironía.

POLICÍAS ORINANDO, BESÁNDOSE EN LAS CALLES O INHALANDO LARGAS LÍNEAS DE COCAÍNA. Mona Lisas sujetando bazucas, niñas con granadas, presos torturados, monos con corona de reina y ratas delincuentes. Así es el universo de imágenes creado por Banksy para hablar en los muros de racismo, pobreza, guerra e injusticia y cambiar, de súbito, la forma en la que el mundo entero percibía los rayados y el grafiti.
La transformación ha sido radical. Al menos en Londres, donde su última creación —un niño cosiendo banderitas inglesas— fue protegida por los vecinos con una cubierta de plástico para evitar que la “obra de arte”  se ensucie o dañe con el polvo y la lluvia.
Pero, entonces, ¿quién es Banksy? Will Ellsworth-Jones no lo sabe y asegura que nunca pretendió desenmascararlo con su investigación. De hecho, aclara que Banksy tomó la decisión de esconder su identidad para protegerse de la ley y de las fuerzas del orden que prohíben pintar las paredes callejeras con spray.

Hoy que cualquiera de las grandes capitales quisiera tener un Banksy, sólo el Daily Mail se ha atrevido a ponerle un nombre y una cara: Robin Gunningham, un callado personaje que nació en 1973 en un hospital de Bristol, al suroeste de Inglaterra.
La información apareció con una fotografía en la que se observa a un hombre de cabello rizado que viste de jeans, camisa azul y lentes oscuros, que Banksy desconoció por completo para recuperar, así, su anonimato.
Sea o no Robin Gunningham, el artista cuenta con Brad Pitt, Angelina Jolie y Cristina Aguilera entre sus coleccionistas más célebres.
Los expertos piensan que la fiebre por vender un Banksy en el mercado del arte se incrementó a partir del 2006, cuando la casa de subastas Sotheby’s vendió —en 80 mil dólares— un juego de impresiones hecho por el grafitero al estilo del famoso retrato de Marilyn Monroe, de Andy Warhol. Sólo que Banksy usó como modelo de su obra a Kate Moss.
De ahí vendrían otras piezas hasta la memorable subasta del 27 de abril de 2007, cuando la obra Space Girl & Bird —una pintura realizada con espray sobre lámina de acero— se vendió en más de medio millón de dólares. Veinte veces más de lo esperado.
Resulta irónico, pero es gracias a los museos y a las casas de subasta del mundo capitalista, que Banksy siempre ha criticado, que hoy podemos apreciar muestras de su trabajo.

Y es que la gran mayoría de sus obras de grafiti se ha perdido. Muchas fueron cubiertas de pintura por los encargados del aseo de la ciudad tras considerarlas obra de vándalos. Otras fueron alteradas por artistas rivales o robadas por fanáticos que deciden cortar el trozo de muro donde está la obra para después revenderla en eBay por cientos de miles de dólares.
Actualmente es difícil ver una creación de Banksy en las calles londinenses. Sin embargo, el grafiti está más vivo que nunca y son decenas los artistas callejeros que están dejando su huella en la ciudad.
En una de las raras entrevistas que ha concedido por correo electrónico, Banksy expresó que el arte atraviesa por una nueva época.
“Ya no es necesario ir al colegio o andar por la vida enviando ejemplos de tu obra a galerías de lujo. Tampoco hay que dormir con alguien poderoso para que tu trabajo tenga difusión. Lo único que hoy se necesita es tener una idea y una conexión a Internet. Es la primera vez que el mundo burgués del arte le pertenece a la gente”, dijo.

Envíe su opinión sobre este artículo a actualidadcaras@televisa.cl

Sexo, mujeres & política

Posted on: November 29th, 2012 by Paula Palacios

Son los hombres rating de TVN. Como los galanes de Separados, Jorge Zabaleta (42) y Alvaro Rudolphy (48) no sólo arrasan con la sintonía, también han superado al imbatible reality del 13 Pareja perfecta.
La nocturna logró imponerse con la historia de un grupo de hombres que deciden separarse e irse a vivir juntos a una casona de Ñuñoa, en que Zabaleta (Pedro Armstrong) hace el papel de marido sometido que se rebeló a su mujer; y Rudolphy (Jaime Matthews) un cirujano plástico adicto al sexo que no puede dejar de engañar a su señora. “No nos parecemos en nada, ¡nada!; es el  personaje más distinto a mí que me ha tocado”, dice  Alvaro a modo de defensa. Luego trata de arreglarlo para sonar más creíble. “Quizás en una época lejana pasé por eso; vivía en un buen departamento, solo, haciendo TV, ganando bien, pudo pasar, pero duró lo que duró”.
Casa de solteros, mujeres por doquier, libertad absoluta; para muchos ‘el sueño del pibe’, menos para ellos que coinciden que los hombres separados en Chile lo pasan muy mal. “Quedamos muy solos. Ya es hora de que se legisle para que los padres también nos quedemos con la custodia de los niños”,  sostiene Zabaleta.

Cada uno tiene su historia. Jorge fue papá joven, pasó muchos años separado de su pareja Francisca Allende, con quien más tarde se reencontró y hoy forman una familia estable junto a sus hijos Raimundo (16), Milagros (6) y Antonio (4). Al punto que después de 20 años, piensan casarse. “No podría estar sin mi mujer, mi vida no es completa sin ella”.
Alvaro, por su parte, era un soltero empedernido, se resistía al compromiso. Era solitario, hermitaño; cargaba con muchos miedos y mañas…, hasta que se enamoró de la periodista Catalina Comandari. Se casaron el 2008, y hace un año y medio, a los 46 se convirtió en padre de la pequeña Eloísa. “Me arrepiento de no haber sido papá antes”.
Han empezado a hacerse amigos. Trabajaron juntos por primera vez el año pasado en la teleserie La familia de al lado, y han comenzado a descubrirse. “Ya tuvimos sexo la semana pasada”, lanza en broma Rudolphy. Jorge le celebra: “Alvaro es muy divertido, me causa gracia su humor, lo mañoso y ordenado que es. Como será que en el estudio ¡tiene un gancho especial para sus chaquetas! Y cuando Claudio Arredondo se lo escondía, ¡quedaba la cagá!”. Rudolphy a su vez cuenta que tenía otra imagen de su compañero. “Pensaba que era más seco, frío, distante, y me impresionó lo afectuoso. El otro día nos invitó a su ‘latifundio’ (en Papudo) y es el gallo más generoso y cálido que hay”.
A pesar de que se complementan bien, son muy distintos. Mientras Jorge es más contestatario, desordenado, debe pelearle a los kilos y le gusta la parrilla y el choripán —“soy el típico guatón parrillero”—, Alvaro es más cauto, meticuloso, y por más que trata de engordar, ¡no sube un gramo!
Si algo tienen en común, es que ninguno responde al prototipo de galán. No son de gimnasio, pectorales ni oblicuos marcados, y con suerte usan crema hidratante, aunque por facha y estilo no se quedan. Si hasta pasarían por metrosexuales. “Menos mal que no estamos en EE.UU. o Venezuela, allá la competencia sí que es fuerte”, se conforman entre risas.
—¿Esperaban el éxito de Separados?
—Jorge Zabaleta: Le tenía fe. El guión es atingente, ágil, divertido, identifica a mucha gente, y a través de la comedia puedes decir las cosas más atroces.
—No era fácil competirle al reality del 13, ha dejado a varios heridos en el camino…
—Alvaro Rudolphy: Nos vendieron que los realitys eran realidad, pero nos dimos cuenta de que son súper pauteados. Frente a eso, la gente optó por la ficción de frentón.
—Al parecer el público ya no engancha con cualquier cosa, que se refleja en la alta sintonía de Los ’80 o El reemplazante.
—A.R.: La gente también busca identificación, y Los ’80 es el reflejo de una época friccionada que nos toca a todos.
—¿Y por qué creen que no funcionaron Las Argandoña?
—J.Z.: No las he visto, jamás he sintonizado un reality. No sé de qué se tratan, y no por prejuicios ni por estar en contra, no me llaman la atención. Sí sé que jamás participaría en alguno. Tengo algo más que mostrar que mi vida privada.
—¿Bajo ningún precio?
—J.Z.: Ah pucha, si me ponen 10 millones de dólares, ¡altiro poh!
—A.R.: No, ¡estai loco hueón!, no podría encerrarme por tantos meses; echaría demasiado de menos a mi familia.

“A LOS 40 SE VIENE LA REBELIÓN DE LOS HOMBRES”, reconocen. “Es como el entretiempo de un partido de fútbol. Tienes esos 15 minutos para analizar cómo vas, si te están ganando o estás goleando. Y como estás cansado, aplicas más cabeza y estrategia para el segundo tiempo”, sostiene Alvaro.
—También es el momento de revisar las relaciones…
—A.R.: Soy nuevo en estas lides. Reconozco que me arrepiento de no haberme casado antes, ¡qué ganas de haber sido papá más joven!
—¿No se sentía preparado?
—A.R.: Tenía miedo, prejuicios. Con el matrimonio se me relajó la vida, hoy es mucho más alegre, llevadera, plena, integral. Tuve un vuelco positivo; ahora me siento completo.
—Su caso es totalmente distinto, Jorge.
—J.Z.: Con mi mujer llevamos 20 años juntos, y como dice Alvaro, a los 40 hay un balance obligado. Es la mitad de tu vida, y analizas qué hiciste y qué no. Me tracé un camino, y  lo he hecho tal como he querido. Estoy en un período de mucha tranquilidad por ver a mis hijos bien, a Francisca contenta, con un equilibrio emocional, económico y aún joven. Lo que más me gusta de esta etapa es que se acabó la ansiedad. Hoy selecciono donde invierto mis energías, mi confianza, sé quiénes son mis amigos y entendí que el trabajo no es lo más importante.
—¿Cuánto le costó entenderlo?
—J.Z.: Mucho. Por suerte tengo una mujer que me dijo ‘para’. Lo comprendí cuando me fui de Canal 13. Me costó, lo pasé mal, eché mucho de menos, pero fue la mejor decisión para estar bien parado. La Francisca ha sido gran compañera, no es fácil seguirme el ritmo y bancarse un marido famoso. Pasamos por momentos difíciles, nos distanciamos un tiempo, pero hoy tenemos las líneas tiradas para adelante. Sabemos adonde queremos llegar, nos proyectamos juntos.
—¿Cómo vivió su etapa de separado?, muchos quieren recuperar el tiempo perdido, se lanzan al sexo desenfrenado.
—J.Z.: Al final lo pasas mal. Ahora, si te dieran permiso una vez al año sería ideal. Con mi mujer tenemos esa regla y nos vamos una semanita solos de vacaciones. Ella viaja con sus amigas, se bañan, bucean; y yo parto con los míos en moto, hacemos viajes entretenidos. Hay que darse esos espacios.
—¿Con algún límite o restricción?
—J.Z.: No, y sin preguntas. La confianza es clave en una relación. La que está basada en los celos está condenada a la muerte.
—¿Nada de celoso?
—J.Z.: ¡Cero! Mi mujer un poco más…
—¿Y su señora, Alvaro?
—A.R.: Que seas conocido y se te acerquen crea una suerte de resentimiento que hay que manejar. Lo divertido es que se asocia una semanita de libertad con carretes desenfrenados, pero por lo general terminas en un asado con los amigos.
—J.Z.: Si poh hueón, si a nuestra edad te mandai un carrete de aquellos, ¡y ocupai el resto de la semana en recuperarte!

“EN CHILE LA GENTE SE SEPARA PORQUE NO HAY TOLERANCIA”, sostiene Jorge. “Con Francisca hemos pasado por períodos buenos, malos, difíciles; pero al final somos un equipo. Las parejas no parten de esa base. Muchas se casan sin conocerse, y frente a un problema se quiebran, sin pensar que el mal momento pasará. El matrimonio hay que defenderlo, cuidarlo, ¡es tu empresa más importante!”.

Lea la entrevista completa en la edición del viernes 30 de noviembre.

Envíe su opinión sobre este artículo a actualidadcaras@televisa.cl

Buscando un símbolo de paz

Posted on: November 29th, 2012 by Elizabeth Cancino

Limpiar el cuerpo es lo primero. “Es imposible meditar si tienes una revolución intestinal porque te acabas de comer un bife”. Así de clara es Gae Arlia, la maestra de Germinando Vida, a la que acuden los porteños en plena carrera por liberarse del estrés. Cada uno dispuesto a pagar los 300 dólares que cuestan los cuatro talleres donde ella enseña a “comer crudo”. La modalidad ya es tendencia en Buenos Aires que, por estos días, se desvive buscando una nueva espiritualidad, parecida al New Age de los ’80, con sus gurúes y el boom oriental.
Pero la Comida viva, Life Food o Raw Food, está documentada ya en el siglo II aC. “Es la forma de comer más natural”, me explica Mauro Massimino, chef de Buenos Aires verde, restorán del chic barrio de Palermo. Se trata de comer verduras, semillas y frutos crudos, siguiendo las indicaciones de unos rollos descubiertos en el Mar Muerto en 1945. En ellos, la comunidad judía de Los Esenios, reveló que comer sin cocción era su secreto de longevidad.

“Se permite deshidratar a no más de 40° que, si te fijás, es la temperatura del Sol”, dice Mauro, jovencísimo, entusiasta, amable, sentado junto a mí en una de las mesas de su local. Al Buenos Aires verde llegas pensando que los sabores serán ásperos, terrosos, y te vas con las papilas gustativas plenas de sensaciones. Una risita nerviosa te acompaña. No lo puedes creer: un plato de Rolls de Masa de semillas deshidratadas y alga nori vale 59 pesos —unos 5.900 pesos chilenos— y viene relleno de vegetales de la estación, queso de cajú, hongos y tomates secos acompañados de semillas activadas, listas para germinar; un licuado de leche de almendras, limón y jengibre, 28 pesos; un corto de hierba de trigo, 18 pesos. Nada mal para la cantidad de energía que se recibe. Yo me hiperventilé y caminé 50 cuadras hasta mi casa.
Cada taller con Mauro cuesta sólo 180 pesos. En un mes son 6 pesos por día, que así como estamos, sólo alcanza para 2 pasajes de subte.  Dan ganas de probar, aun cuando esa decisión supone, en mi caso, encargar un horno deshidratador a Estados Unidos y una licuadora especial para las semillas, por 1.200 dólares.
Cuando tenía veinte años, Gae salió a buscar una luz y la encontró. Fue a Brasil, donde participó de un retiro extremo de 21 días sin comer. Para colmo, la primera semana, no podía beber ni una gota. El proceso se llama Vivir de Luz y “es fuertísimo”, me cuenta la ahora reeducadora nutricional. Era Vegana —nada de carne, lácteos ni huevos—, pero deseaba llevar su “limpieza” un paso más allá. Luego, la consigna era vivir sólo de frutas por seis meses. Llegó a Río de Janeiro y sintió el desequilibrio. “Es difícil relacionarte con el mundo real en un estado tal de sutilidad que cualquier cosa te puede afectar”, cuenta.

Empezó a comer crudo y creó Germinando Vida. Propone armonizar el cuerpo y el medio ambiente con sus “Retiros de desintoxicación, salud y longevidad”, fuera de la capital federal. “Buscamos volver a conectar con esa sensación de comunidad, de tribu. Relacionarnos como seres humanos conscientes”, afirma con convicción Gae, mientras su hijito de cuatro años la interrumpe. Ella se da tiempo, lo atiende y sigue explicando que son tres a siete días de ayuno, nutriéndose de los elementos de la naturaleza. Se realizan purgas de los órganos principales y un intenso trabajo emocional. Dependiendo del alojamiento, son unos 1.400 pesos (300 dólares) por persona. Este fin de año viajará con veinte discípulos a Cuzco, Perú, para esperar el 21 de diciembre, fecha que simboliza un cambio energético: 600 dólares, todo incluido.
La alimentación cruda conserva enzimas y nutrientes de los alimentos, mejora la digestión y beneficia la salud. Diego Castro, cocinero raw, lo comprobó. “Hace 10 años que no tomo una aspirina. La primera vez que probé leche de almendras sentí una vibración en el cuerpo”. Fue en el restorán neoyorquino Jubb’s Longevity. Trabajó gratis allí unos meses. Aprendió y volvió a la Argentina en plena crisis, abriendo el primer restorán de este tipo del que se tuviera noticia: el desaparecido Verde Llama.
Diego también enseña. Sus talleres cuestan cerca de 300 pesos —30.000 chilenos—. Hace giras por Europa, pasó por Santiago y continúa su búsqueda personal de bienestar, que ahora están orientadas a las diferentes técnicas de meditación. Lo último: Chi Kung, milenaria disciplina de Oriente que trabaja con la respiración y el cuerpo quieto. Mejora la salud y permite alcanzar la iluminación. Diego cuenta que “prácticamente no te movés y terminás completamente transpirado, sosteniendo posturas. Te activa todo el metabolismo”.

Lo único que te indican en la Escuela de Taichi es que debes ir sin zapatos y te advierten que los sábados por la mañana el ejercicio es al aire libre en el parque de Barrancas de Belgrano.  La idea es trabajar con la energía, llamada Chi por los chinos, para eliminar el agotamiento, la tensión nerviosa y aprender a regular la mente, responsable de nuestros mayores males físicos.
El que quiere, puede practicar hasta seis veces por semana por 600 pesos al mes. Las clases son en pleno Barrio Chino, con el maestro Liu Ming “que es vigésima octava generación de médicos chinos. El es chino”, me aclara Diego. “Si cada uno nos preocupamos de nosotros mismos, vamos a estar bien todos. A mí me encanta El Arte de Vivir, por ejemplo. Cociné para Ravi Shankar en 2007, pero yo no hice el curso. Todos me decían Diego, ¿por qué no? Uno elige lo que le hace bien”.

A MEDIADOS DE ESTE AÑO, MUCHOS CONOCÍAN LA FUNDACIÓN ART OF LIVING (AOL), presente en varios países del mundo y liderada por el gurú Sri Sri Ravi Shankar, un hindú de 56 años que se dedica a promover la paz enseñándole a la gente a respirar. En septiembre, todo Buenos Aires se enteró de su existencia. Su cara tapizaba los muros de la ciudad y su nombre, junto al de otros invitados, no pasó inadvertido. Entre ellos también estaba Dadi Janki… Obvio, la mayoría se acordó del reggaetonero puertorriqueño. Pero esta anciana de 90 años, líder espiritual de la India, no tenía nada que ver con él. Ravi Shankar y Dadi Janki encabezarían una meditación masiva en los bosques de Palermo. En algunos medios los defendieron, en otros los defenestraron.
Hasta los fiscalizadores de impuestos observaron la visita, y pidieron investigar el origen de los fondos de AOL.
Nada de eso les importó a las 150 mil personas que llegaron al parque ese domingo 9 de septiembre para emocionarse y dejarse seducir por El Arte de Vivir. ¿Por qué no? El amigo de un amigo aprendió la técnica Sudarshan Kriya para respirar, ¡y hoy se siente bárbaro!  Anda más sonriente, amable, y sorprendentemente, ahora dice tener tiempo.

El curso inicial cuesta unos 100 dólares. Son 16 horas en una experiencia de la que los instructores piden no se hable, para dejar a los nuevos pupilos hacer su propio descubrimiento. Lo que sí comentan es que el curso entrega “conocimientos prácticos para hacer frente a los desafíos diarios de la vida”. Entre sus beneficios: “eficiencia, productividad y efectos de  rejuvenecimiento”. Los estudiantes siguen yendo gratis a meditar una vez por semana, para luego avanzar con los otros cursos (casi una veintena), hasta llegar a Instructor. Hay talleres para niños, adolescentes y jóvenes, de huerta y cocina. ¿Por qué? Si cuerpo y alma es una dualidad, lo que comemos afecta el equilibrio espiritual: es la alimentación responsable, asignatura obligatoria de las últimas tendencias.
A las acusaciones de lucro, la Fundación responde con acciones: van a las cárceles y villas a impartir su conocimiento. Y si de efectos se trata, estemos atentos a la próxima Yoga Rave: imaginemos a miles de jóvenes divirtiéndose en una fiesta electrónica sin una gota de alcohol, drogas ni cigarrillo. La entrada a esta fiesta, made in Argentina, está en unos 50 pesos —5.000 chilenos—, y se replica en todo el mundo gracias a AOL. Dos amigos, los So What Proyect, decidieron mezclar la electrónica con mantras, para divertirse respondiendo a los estímulos de la meditación y la música. En la barra, bebidas de pasto de trigo. A la salida, todos sanos y buenos. ¿Se imaginan?

Envíe su opinión sobre este artículo a actualidadcaras@televisa.cl