Caras

Archive for July, 2012

Nueva marca para el cuidado de la piel

Posted on: July 31st, 2012 by Celine Mahou

Para atacar cada uno de estos poco queridos efectos, les cuento que llega a nuestro país una línea clínica líder en Estados Unidos. Se trata de Murad, una empresa fundada en el 89` por el destacado dermatólogo norteamericano, Howard Murad, pionero en el desarrollo de la ciencia del agua celular y salud integral.

Estos productos se caracterizan por la alta concentración de antiinflamatorios, antioxidantes e hidratantes, péptidos y gluconutrientes.

Para que tengan como antecedente,  el Doctor Howard Murad ha llevado a cabo extensos estudios para ayudar de forma tanto interna como externa a las células de la piel. Los resultados de las investigaciones del Dr. Murad han sido incorporados en todos los tratamientos como el que previene y revierte el daño solar, también existe una línea especial para pieles sensibles y con rosacea y otro que elimina acné al mismo tiempo que combate las arrugas.

Murad está formulado para mejorar la apariencia de la piel desde el nivel celular, desarrollando así 88 productos para el público y 45 más para uso profesional que se venden en más de 47 países en todo el mundo.

Es por ello, que es una de las marcas de cuidado clínico de la piel más vendida en prestigiosas tiendas de productos cosméticos. Si quieres probarla, la puedes encontrar desde ya y de forma exclusiva en las tiendas París del mall Costanera Center. Si te encuentras en otra ciudad, no te preocupes, porque  ya tienen como proyecto abrir nuevas sucursales y tiendas propias durante este año.

Capital erótico: Una mina de oro

Posted on: July 31st, 2012 by Mariola Montosa

Capital erótico arranca con una mujer que tras perder su puesto en la banca se puso a dieta, se cortó el pelo de manera atractiva e invirtió en un vestido caro para todas sus entrevistas de trabajo. Al cabo de tres meses tenía otra vez empleo y un sueldo más alto. Varias páginas más adelante, la autora del ensayo, Catherine Hakim, señala que el buen físico de Obama y el de su esposa le ayudaron a convertirse en el primer presidente de raza negra de los Estados Unidos. Y hacia la mitad del libro afirma: una mujer que utiliza su belleza para casarse con un hombre rico no es una cazafortunas sino una mujer que sabe explotar su capital erótico.
Con tales declaraciones no es extraño que las feministas anglosajonas hayan puesto el grito en el cielo. Pero ahora viene la segunda parte del mensaje de Hakim socióloga de la London School of Economics. Nos guste o no, dice su libro, la belleza importa, y lo que es más importante: “el capital erótico (una combinación de atractivo físico y social) proporciona beneficios y tiene valor económico”, explica la autora a CARAS.
Lo que pasa, sostiene, es que las mujeres no lo usan porque los hombres no lo permiten. Puesto que ellas tienen poder sobre ellos en el sexo, éstos han denigrado el capital erótico femenino para que las que lo portan no sean conscientes de su ventaja y no se aprovechen de ello. Hakim reivindica por tanto que las mujeres recuperen su poder y utilicen sus armas sin miedo pues los hombres sí explotan su capital erótico “logrando así ingresos más altos”. ¿Quién es la feminista entonces?

La escritora defiende la existencia de un cuarto poder más allá del económico, el humano y el social al que ha llamado capital erótico y que conforman los rasgos faciales, la manera de moverse y hablar, el don de gente, el carisma, la forma física, la energía vital, el humor, la ropa, el peinado, el maquillaje, y la competencia sexual, entre otros.
La socióloga ni siquiera cree que la sociedad o la publicidad sean los que nos empujen a ir al gimnasio. “Nadie está presionando a nadie. Todos sabemos que ser atractivo es importante a la hora de seducir, en el trabajo y en la vida pública en general”, responde.
El porqué nos preocupa nuestro aspecto se debe a que “las personas con atractivo físico tienen más beneficios en el trabajo, la sociedad y su vida privada”, escribe en el libro. ¿El motivo? Porque “predisponen positivamente”. Según la autora, un abogado atractivo, por ejemplo, resulta más convincente que uno poco agraciado. Maria Callas es un caso real. Triunfó gracias a su voz, pero no fue hasta después de adelgazar y cambiar su vestuario cuando se convirtió en una diva.

UNO DE LOS PUNTOS MÁS NOVEDOSOS  DE LA TESIS DE HAKIM ES QUE PONE PRECIO AL PLUS DE LA BELLEZA EN EL SECTOR PRIVADO. Si bien la inteligencia determina la renta, ser guapo o tener un buen cuerpo puede aportar entre un 10 por ciento y un 20 por ciento más de ingresos en Norteamérica.
Los datos también señalan que los beneficios son más altos para los hombres sobre todo en los sueldos iniciales, si bien ellos rinden menos culto al cuerpo. Más injusticias: la falta de atractivo sólo penaliza —en términos de renta— a las mujeres; a los hombres feos no les afecta. Y una última: las guapas lo pueden tener difícil  en cargos políticos o directivos porque a los hombres atractivos y a las mujeres poco agraciadas “se les considera más masculinos,  motivados, desapasionados y resueltos” que a una con un rostro bello.
Si no todos los guapos triunfan ni todos los triunfadores son atractivos, ¿qué porcentaje del éxito corresponde a la inteligencia y qué parte al capital erótico? La inteligencia es la que tiene un impacto más grande, mientras que una personalidad positiva, los títulos académicos y el atractivo afectan igual pero en menor medida. Por supuesto, hay personas excepcionalmente bellas que pueden conseguir éxito sólo con el capital erótico, como Gisele  Bundchen. Pero para la mayoría, un buen aspecto y un estilo elegante es una baza extra que puede inclinar la balanza a tu favor cuando todos los candidatos están en igualdad de condiciones.

EN SU LIBRO HAKIM INTRODUCE EL CONCEPTO DE DÉFICIT SEXUAL MASCULINO. Esto es: los hombres quieren más sexo del que reciben porque las mujeres sienten menos deseo que ellos. La autora niega con datos que los niveles de deseo sean idénticos en ambos sexos y que la represión moral y religiosa haya influido tanto como las feministas sostienen. Por tanto, el hecho de que los hombres obtengan sexo —en una relación heterosexual, claro— en función del deseo de las mujeres provoca que éstas tengan cierta ventaja sobre los varones.
De hecho, según la autora, las mujeres se valen de esto cuando utilizan el sexo como moneda de cambio para que el marido colabore en casa o como castigo tras una pelea conyugal. “El problema es que los hombres lo saben y temen que ellas se aprovechen aún más”, dice. A ellos les molesta que le saquen rendimiento económico a su belleza. Una actitud a la que se han sumado, dice, los medios, la religión y… las feministas anglosajonas.
Sí, las feministas. Las mismas que han tachado el ensayo de Hakim de ser un ejercicio más próximo a la serie Sex and the city que a un estudio sociológico crítico. Las mismas que la acusan de cargarse años de lucha feminista y que sostienen que el capital erótico es una prueba de la subordinación a los hombres.
Pero la autora cree que esto se debe a que el feminismo anglosajón procede del puritanismo protestante, el cual a su vez “siente fobia por el sexo y aversión hacia lo femenino. De modo que estas feministas ven la belleza como algo superficial. La ideología patriarcal ha calado tan hondo que no se han dado cuenta de que el capital erótico es una fuente de poder femenino”.

LA EX MINISTRA FRANCESA RACHIDA DATI ESTARÍA EN ESTE GRUPO. En una reciente entrevista a Madame Le Figaro lamentaba las críticas recibidas por su apariencia. “Muchos asocian femenidad a ligereza. Te toman por… no me atrevo a emplear ese término.Y es un error porque forma parte de nuestra identidad. Alguna vez me han comentado que igual debería de mostrarme menos femenina, pero con ese tipo de comentarios se nos injuria. Yo no tengo por qué reprimirme”, dijo al respecto.

Lea el reportaje completo en la edición del 20 de julio.

Envíe su opinión sobre este artículo a actualidadcaras@televisa.cl

Camilo Valdivia: Testigo de zancadas

Posted on: July 31st, 2012 by Lucy Willson

Chirimoyas, paltas y tomates. “¡Especialmente los tomates!”, recalca el productor de moda Camilo Valdivia (47) sobre los productos que marcan la fama y pulso de Limache. Esa fue la postal agrícola que lo rodeó en la niñez y de la que rápidamente tomó muy larga distancia. No alcanzaba a salir de la adolescencia y de sus días de clases en los Hermanos Maristas cuando recibió un llamado desde Viña y se lanzó a la organización de desfiles. Lo que empezó con tardes fashion para las señoras de sociedad de la V Región en la década de los ’80, hoy se transformó en iniciativas que incluyen modelos de primera línea, pantallas LED, transmisiones por internet y una cita que los diseñadores locales ya incluyen naturalmente en su calendario: Santiago D-Moda. Cuatro días de pasarela con lo nuevo de la temporada y que tiene una nueva edición el próximo 27 de agosto. ¿Cómo un colegial de la provincia de Marga Marga llega a ser seducido por el mundo de la moda?
“Tuve como gran inspiradora a mi abuela, Lulú Benzi. Era distinguidísima y una amante de la ópera”, cuenta Valdivia en su departamento del barrio El Golf, donde revistas de moda se mezclan con cuadros de Sebastián Domínguez y antigüedades, como un centenario biombo chino pintado a mano. “Cuando era chico”, continúa, “veía cómo se preparaba para ir a las obras que ofrecía el Teatro Municipal. Salía con pieles y vestidos increíbles. Y siempre que iba a Santiago buscaba lo último en tiendas como Click”.

INSTALADO EN LA COSTA, MEZCLÓ SUS ESTUDIOS DE PEDAGOGÍA BÁSICA en la Universidad de Valparaíso con la organización de desfiles. “Era muy buen alumno, pero en el colegio vieron mis inquietudes por un camino distinto y me recomendaron que siguiera esa carrera, ya que me iba a servir para tener las bases de distintas áreas: desde ciencias a las artes”. Y no sólo sus ex profesores advirtieron que su vocación iba por una vía menos convencional. En un clan lleno de primos abogados e ingenieros, nunca tuvo reparos en la casa por seguir la ruta de los desfiles. “Mi abuelo era italiano, así que por un asunto cultural había una apertura absoluta hacia lo estético. No fue problema para mí continuar en esto. Además, tuve la suerte de viajar. Entonces, me llené de otros referentes”.
Su contacto con la escena capitalina fue de la mano de lo más cercano al glamour de la época: Miss Chile. “En 1985, Verónica Larraín me llamó para que le ayudara a encontrar niñas de Viña. Viajé a Santiago a reunirme con la organización. Conocí a Ana María Vélez, una de las top de la década. ¡No daba más de emoción!”.
En 1988 fue el despegue. A un año de la elección de Cecilia Bolocco, el director de TV Sergio Riesenberg lo contactó para que ubicara a chicas lindas de la región para que entregaran la Gaviota en el Festival de Viña. Las oportunidades se abrían. Tras ver los trabajos de productores consolidados como Willy Geisse, Carmen Amunátegui y Beatriz Vicencio, Valdivia se unió al circuito.

“En tan poco tiempo ha cambiado mucho el estilo de los desfiles”, apunta. Infraestructura, la forma de mostrar la ropa, la aparición de la ‘celebridad’ arriba y abajo de la pasarela son algunos elementos que hacen la diferencia de los grandes eventos con el transcurso de los últimos años. “Debuté en la alta costura en 1989, con una gala de Luciano Bráncoli en el Casino de Viña del Mar. Allí se reflejaban todos los guiños de la época: modelos caminando con pasos cortitos, mucha mano en la cintura, manos extendidas, giros y la famosa ‘doble vuelta’”.
Otro epicentro de la moda era el protagonista de las tendencias: General Holley, en el Barrio Suecia, “con tiendas clásicas como Irfé, V. Colecction, José Cardoch y Erre Cuatro”, que eran clásicas etiquetas en los desfiles. La mayoría de estos últimos eran más íntimos —sin gran cobertura mediática— y estaban relacionados con grupos de beneficencia liderados por señoras de sociedad.
Las maniquíes eran otras en términos de anatomía. “Con curvas y tallas 38-40. Eran más recatadas”. El cambio llegó a inicios de los ’90 con el boom de las top models que se tomaron las portadas y la publicidad internacional.
“Acá nos rebotó, de alguna manera, el fenómeno de Cindy Crawford, Claudia Schiffer y Linda Evangelista con versiones locales”, recuerda el productor. “Josefa Isensee era nuestro icono, ella era nuestra Elle Macpherson, ‘El Cuerpo’. Una superestrella que desfilaba, estaba en comerciales y era rostro de TV”.

Lee la entrevista completa en la edición del 20 de julio.

Envíe su opinión sobre este artículo a actualidadcaras@televisa.cl

¡Ventana, te extraño!

Posted on: July 31st, 2012 by Claudia Contreras

Trabajo, al igual que mucha gente, en lo que llaman en forma rimbombante: “un edificio inteligente”. Sí, de esos que casi piensan por uno, te indican el ascensor que debes usar, que te llevan a la velocidad de cohete de la Nasa hasta la cumbre de cemento, pero que no tienen ventanas para abrir ni por casualidad. Algo así como una moderna torre de cuento sin princesa, pero con aire acondicionado y calefacción.

Afortunada dirán algunos, qué lástima otros. El caso es que a mí no me gustan. Porque a pesar de la modernidad, estas construcciones tienen una falencia que a mi juicio es la culpable de que sigamos refocilándonos involuntariamente y por semanas en medio de resfríos y otros malestares. Y es que a algún genio creativo de la construcción se le ocurrió prácticamente sellar estos espacios. De aire libre y limpio nada, bueno, es verdad que en una capital como Santiago o ciudades donde la contaminación avanza como Temuco o Puerto Montt el aire limpio no es mucho, pero es peor en ciertos espacios cerrados donde nos mantenemos respirando un caldo de cultivo del que no quiero entrar en detalles. Lo malo está en que por estética, seguridad o por evitar que entre el aire contaminado impedimos que salga el aire viciado. No es exageración y todo el fenómeno tiene nombre: El síndrome del edificio enfermo (SEE) -también conocido como Sick Building Syndrome (SBS)-  y está tan identificado, que incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo calificó como el “conjunto de enfermedades originadas o estimuladas por la contaminación del aire en estos espacios cerrados”.

Evitar esto es fundamental, ya que la necesidad tan simple de ventilar los espacios ayuda a mantener a raya síntomas como los que he sentido en un hábitat más adverso que la selva del Amazonas: una oficina sin aire fresco, full calefacción, mucha luz artificial y compañeros en diferentes etapas de gripe. Los resultados pueden ser dolores de cabeza, nauseas, mareos o esos largas gripes que se mantienen por semanas, todos producto de este encierro que nos tiene respirando una y otra vez un aire lleno de partículas en suspensión y más de alguna bacteria.

En honor a la verdad y para ser justa, no todo edificio inteligente es sinónimo de edificio enfermo, estos último cumplen otros requisitos como que haya poca ventilación, que la mayor parte de las superficies estén cubiertas de telas como alfombras, la temperatura se mantenga en forma pareja o que las ventanas no se abran y exista poca renovación de aire, entre otras cosas.

Los efectos para la salud se dejan sentir y a la larga en espacios de trabajo repercuten (ojo micropymes y grandes empresas) en la productividad, debido al reiterado ausentismo o incluso desmotivación por el trabajo. Yo ya falte dos días y no seguí porque me dio vergüenza, el trabajo se acumula y la Isapre no responde. Pero de sentirme operativa nada. Todo mal. Por eso me autorreceté diariamente al menos un par de vueltas a la superficie de la tierra, o de la cuadra, para renovar mi aire y mis energías.

Claramente mi templo del trabajo, como decía el inolvidable Ricardo Canitrot, no es el ideal. No tengo ventana ni aire fresco en mi piso de trabajo en las alturas, pero sí la conciencia de que mientras sea una homo urbanus necesito darme regularmente espacios para mantener la higiene ambiental para así cuidar mi mente y mi cuerpo.

>En Twitter: @ClauContreras2

 

 

El Nika de Teresita Reyes

Posted on: July 30th, 2012 by Alexis Jeldrez

Después de presentar la obra El Día de la Madre en la Corporación Cultural San Ginés, la popular Imelda, de Machos, vive entre ensayos y capacitaciones temáticas (Teatro de la felicidad) para empresas.

Público… El que piensa que reírse fuerte es de rotos.

Dramaturgo… Los malos que quieren ganarse el Nobel.

Actriz…Todas las con silicona.

Película… De presupuesto altísimo y resultado paupérrimo.

Candidato presidencial… El que no tiene cojones para desligarse de sus partidos políticos por el bien del país.

Maña masculina… Llamar a la mamá para todo.

Maña femenina… Llorar por cualquier cosa.

Galán… El vendedor de pomada y ceja parada.

Compañero de actuación… Con mal aliento.

Excusa en la cama… Estoy estresado.

Tentación sexual… Atada a la cama.

Mentira… No eres tú, soy yo.

Método de seducción… Los que ponen el poder económico sobre las sábanas.

Piropo… Te haría chupete.

Dieta… Todas sin excepción. ¡Me dejaron agotada!

Panorama… Al que vas por cumplir.

Programa de farándula… Los que no tienen respeto ni por su madre.

Animador de TV… Aquellos de sonrisa fácil y mirada fría.

Conductor de noticiario… Esos que creen que son más importantes que las noticias y que sus entrevistados.

 

Envíe su opinión sobre este artículo a actualidadcaras@televisa.cl