Caras

Archive for June, 2012

Michelle Pfeiffer ¡terrorífica!

Posted on: June 1st, 2012 by reactor

Por Nick Freeman /The Interview People  Adaptación: Franco Fasola  Fotos Glowimages Zuma Press/EFE

Pasados los cincuenta sigue siendo una bomba sexy. También una actriz que elige dónde y con quién actuar. Está en cartelera con la reposición de Caracortada. En junio regresa de la mano de Tim Burton en Sombras tenebrosas, su fantasía de niña.

Michelle Pfeiffer (54 años, casada, dos hijos), diva de Hollywood, se da el gusto de trabajar sólo en los proyectos que quiere. Tras un matrimonio fallido (Peter Horton) y romances con Michael Keaton y John Malkovich, decidió adoptar una niña (Claudia Rose, 1993) y luego se casó con el productor David E. Kelley, creador de series como Chicago Hope o Ally McBeal, con el que tuvo a John Henry (1994). Con sus hijos adolescentes, Pfeiffer ha vuelto en grande.
“Lo curioso es que había estado hablando con mi marido de todas las series viejas que estaban adaptando al cine, y le dije: alguien tiene que tomar Sombras tenebrosas. Y unos meses después, me enteré por la prensa que Tim (Burton) estaba en eso’”.
—¿Es verdad que usted lo llamó cuando supo que estaba haciendo la película?
—Sí, lo hice, ¿no es vergonzoso?
—¿Esta es la primera vez que lo hace?
—En realidad lo hice una vez antes, con Batman… Cuando vi la primera, dije ¿Dónde está Gatúbela? Me obsesioné con ella desde que era niña. Y luego me doy cuenta de que están haciendo la película ¡Y yo no estaba! ¡Me enojé mucho! Más tarde, Annette Bening (que tenía el papel) quedó embarazada… Dios la bendiga, y tuve la posibilidad de hacer uno de los mejores trabajos de mi vida. Todo gracias a Tim… ese personaje era su visión, hasta las puntadas en mi traje de gato. Y bueno, cuando apareció Sombras tenebrosas, otra fantasía de mi niñez, no iba a dejar pasar la oportunidad. Tim Burton ha concretado dos de mis sueños de la infancia.
Para interpretar a Elizabeth Collins, la mujer del tétrico Barnabás, Pfeiffer tenía un doctorado. “Cuando la miraba (la serie) tenía 11 años, y no había nada así en la televisión. Para su época, era bastante impresionante. Como empezaba todos los días a las tres y media de la tarde, tenía que apurarme al regresar de la escuela para llegar a verla. Fue el primer vampiro de la tele. Y para quienes no conocían a Drácula, era la primera vez que veían un vampiro en sus vidas. Todos los niños estaban muy impresionados con esa serie. Estoy segura de que nuestros padres no tenían la menor idea de lo que estábamos viendo, porque además, había ciertas insinuaciones eróticas. Al menos para mí, fue un programa revolucionario…”.
—¿Es extraño trabajar con Tim Burton?
—No, no del todo. El se focaliza como un láser. Los flagelantes siempre piensan un millón de cosas, pero él es muy claro sobre lo que quiere. No hay nada esotérico sobre cómo funciona y cómo se comunica. Los mejores directores con los que he trabajado me dieron orientaciones muy simples, con pocas palabras, basta con que digan una cosa y yo lo consigo. Tim y yo siempre hemos tenido ese tipo de conexión. Tal vez por el material y la pasión innata que tenemos sobre él.
Wp-Michelle-300—¿Obviamente él y Johnny también tienen esa conexión?
—Se aman mucho y gozan de la compañía mutua. Es divertido verlos interactuar. Y al mismo tiempo, nunca te sientes como un intruso. Johnny es encantador y Tim trata a todos con el mismo respeto.
—¿Echa de menos los años ’70?
—Sí. Amé esa época. No tanto por ser una novata en la secundaria, que es una cosa horrible, confusa. Pero me encantaba la ropa, la música, cómo todo se fue rompiendo y las convenciones pues-
tas de cabeza. Era algo así como el Viejo Oeste.
—¿Tiene algún recuerdo particular de 1972?
—Tenía 18 años y me parecía mucho a Carolyn Stoddard (el juvenil personaje de Sombras tenebrosas). Eso es lo que mis padres siempre me dijeron. Pero me ha servido en la vida. No tengo miedo a que mi mente hable, soy fuerte y resistente. Todo lo que una persona necesita en esta industria…
—¿Por qué todos amaban tanto Sombras tenebrosas?
—No sé Johnny, porque nunca hemos hablado sobre eso, pero Tim y yo tuvimos crianzas muy similares en los suburbios. Muy homogeneizadas, nada de coloridas o diversas. Ciertamente me sentía como un pez fuera del agua allí. Comimos los mismos alimentos y vimos la misma televisión… Y repentinamente apareció esta teleserie de vampiros con una criatura que chupa sangre del cuello de una mujer y entra furtivamente en los dormitorios. ¡Fue salvaje!
—¿Barnabás Collins era un vampiro erótico?
—Sí, siempre lo son, ¿no es cierto? (Risas).
—¿Y eso estaba bien en la televisión norteamericana de esa época?
—Bueno, claramente el programa logró colarse porque el primer año no aparecía Barnabás. A la serie no le estaba yendo tan bien y ahí entra el vampiro…
—Su personaje contrata un terapeuta de planta, algo muy ‘in’ en los setentas.
—¡Oh!, yo he estado en terapia, creo que es realmente útil. En realidad creo que todo el mundo debería tener un terapeuta, especialmente los terapeutas… ¿No crees?

Wp-Michelle-300-Ok-2CLARAMENTE MICHELLE SE DEDICÓ A PASARLO BIEN EN SOMBRAS TENEBROSAS. “Tengo una edad en la que estoy más dispuesta a divertirme en un rodaje que antes. Ya no me tomo las cosas tan seriamente. No sé si me hubiese atrevido a hacer esta película 20 años atrás, e incluso hace 10 años. De todos modos, le doy todo el crédito a Tim. Es un director en quien confío mucho. Pero lo cierto es que estoy en un momento en que ya no tengo que demostrar nada. Si tomo un papel es porque me gusta. Y porque sé que soy muy afortunada de poder seguir actuando con buenos directores y con material interesante”.
—¿Tiene un criterio para participar en adaptaciones de proyectos?
—No. Busco buenas ideas y gente idem. No estoy tan dispuesta a entrar en algo más si esto me parece que no va a funcionar.
—Tuvo un paréntesis de cuatro años a principios de la década pasada. ¿Era difícil encontrar un proyecto decente?
—Creo que en algún nivel no debo haber querido trabajar o lo habría hecho. De repente me di cuenta de que llevaba cuatro años así y empecé a mirar y hubo cosas que me parecieron más atractivas…  Y eso ayudó mucho en mi estado de ánimo.
—Usted ha criado a dos niños. ¿Cómo define la maternidad?
—Increíblemente provechosa. Estoy tan agradecida y no puedo imaginarme sin haber tenido a mis chicos. Para mí eso es lo correcto. No hay nada más desafiante y que te recompense más que tener hijos.
—¿En Hollywood todavía es difícil para mujeres de cierta edad encontrar buenos papeles?
—Pienso que para todos los actores es duro dar con buenos trabajos. Y la solución es solamente no hacer tantas películas. Pero las grandes oportunidades realmente aparecen en la televisión, como lo han hecho Claire Danes o Glenn Close.
—Su marido ha trabajado para la TV durante años.
—Escribe historias asombrosas para mujeres…
—¿Está abierta a entrar a ese mundo?
—En cierto punto, claro. Pero mentalmente, no sé si estoy lista ahora para hacer un compromiso por cinco años, que es lo que piden.

Envíe su opinión sobre este artículo a actualidadcaras@televisa.cl